Público
Público

Octavio Granado dice que es una paradoja que las empresas prefieran los despidos a las recolocaciones

EFE

El secretario de Estado, Octavio Granado, consideró hoy una "paradoja" que las empresas apuesten por despedir a sus trabajadores, cuando el coste medio por asalariado es de entre 250 mil y 300 mil euros, en vez de pagar un proceso de recolocación, cuyo presupuesto es mucho menor.

Granado pronunció esta noche en el Siglo XXI la conferencia "El mercado de trabajo y el sistema de protección social en tiempos de crisis", en la que repasó la crisis económica actual y las rigideces que tiene el mercado de trabajo español.

Según el también secretario de Política Económica y Empleo del PSOE, a juicio de la Seguridad Social esa política de las empresas "corroe" la cohesión social y va en contra de la línea estratégica de acercar la edad de jubilación a la legal (a los 65 años).

En su opinión, esa preferencia por los expedientes de regulación de empleo (ERE) revela la "enorme ineficiencia" de las empresas, ya que por un coste menor, reiteró, podrían optar a la recolocación de esos trabajadores, en vez de la "prejubilación", que calificó de "eufemismo del despido".

Otras de las rigideces del mercado a las que se refirió es que las empresas utilicen más la jubilación anticipada que la flexible, cuando la "buena" salud del sistema de pensiones depende de "resistir a las demandas de jubilación anticipada".

La razón que dio a esta oposición de la Seguridad Social es que la jubilación flexible permite una "transición menos brusca de las 40 horas de trabajo semanales a las 0 horas".

Lo que no consideró un "estrangulamiento" del mercado de trabajo es el coste del despido, ya que, como explicó, ningún empresario a la hora de contratar se preocupa por ello.

Granado también rechazó otra demanda empresarial referida a recortar las cotizaciones sociales que las empresas pagan a la Seguridad Social y que esta rebaja se compense con una subida de impuestos.

Para el secretario de Estado esta propuesta es "desastrosa y, aunque está muy bien intencionada, tendrá efectos contradictorios y perversos a los que persigue".

Más noticias de Política y Sociedad