Público
Público

Con los ojos de Oriente

París Photo 2009 pone el foco en la centenaria tradición de fotografía árabe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

París Photo, la principal cita mundial de galerías y editores de arte fotográfico, va intentar este año la proeza de romperle el pescuezo a uno de los tópicos eurocéntricos e islamófobos más arraigados. El que dice que el mundo árabe tiene un problema con la imagen. Los 89 galeristas y 13 editores de 23 países presentes en París van a demostrar lo contrario: Oriente Medio es, desde mediados del siglo XIX, una escena fotográfica de primer orden. Para acabar con ese lugar común falso y racista, el director artístico de París Photo, Guillaume Piens, y la comisaria de la edición 2009, Catherine David, han cocinado una muestra a contrapié, que demuestra su riquísima tradición de melting pot fotográfico.

Basta dar sólo unos pasos por el Carroussel del Louvre, lugar que acoge desde hoy hasta el domingo el París Photo 2009, para darse cuenta de una realidad exactamente inversa a la del tópico.

Por dos razones. Por un lado, se exponen unos cincuenta clichés de fotos del siglo XIX y primeros del XX, salidos de la colección de la Fundación Arabe para la Imagen, una institución creada en 1997 en Beirut para recopilar ese tesoro desperdigado. Esa sección histórica viene a demostrar lo pronto que la gente de Oriente Medio hizo suya la técnica fotográfica, cuando en muchos sitios de Europa y América seguía vista como un invento alienígena.

'Son fotos de personas abocadas a la ausencia, a la desaparición para siempre de los palestinos' 

Y si los árabes e iraníes hicieron suya esa técnica con urgencia, fue precisamente para contraponer pronto una visión de sí mismos, a la visión que estaban difundiendo los artistas occidentales de la corriente llamada 'orientalista', acostumbrados a viajar a lo que seguían denominando Tierra Santa para traer imágenes bucólicas de salvajes domesticados.

Por otro lado, París Photo ha invitado a ocho galerías de punta, procedentes de países medio orientales, para que presenten a algo más de quince artistas emergentes. Entre ellos figuran los que pronto serán grandes nombres de la foto documental (Farah Nosh, Akram Zaatari y Malik Nejmi), con otros más confirmados, como el iraní Abbas (expuesto en la galería Magnum), la marroquí Yto Barrada o el egipcio Youssef Nabil.

Un pequeño anexo muestra efectivamente las fotos folclóricas realizadas por artistas occidentales de crucero por Oriente Medio a mediados y a finales del siglo XIX.

Como destacó en su día el director de la Revue dEtudes Palestiniennes, Elias Sambar, en un libro sobre la historia de la fotografía palestina, una cosa fueron los retratos de palestinos y palestinas hechos en el siglo XIX por fotógrafos occidentales orientalistas, y otra muy distinta, los clichés de esos mismos personajes hechos por los propios fotógrafos palestinos.

París Photo ha invitado a ocho galerías de punta

'Con sus decorados, con sus personajes totalmente intercambiables, son fotos de personas abocadas a la ausencia, a la desaparición para siempre de los palestinos', dice Elias Sambar sobre los retratos orientalistas. Frente a ellos, hay otra manera de ver a la gente de Oriente Medio: los retratos de 'palestinos que están ahí para siempre', hechos en la misma época decimonónica por el hoy célebre fotógrafo palestino Khalil Raad.

Ese desfase en la manera de ver a la gente de Oriente Medio se expone con todo orgullo en París. Y ese mismo esplendor se manifiesta en el fondo expuesto sobre los años cincuenta y sesenta del siglo XX. Una cosa es la mirada de occidente hacia las guerras con muertos y otra muy diferente los retratos con caras de fedayines combatientes, clichés efectuados por los palestinos Reza o Hani Jawhariyyeh.

 

Más noticias en Política y Sociedad