Público
Público

Olmert quiere que el canal con Siria no solape al abierto con los palestinos

EFE

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, afirmó hoy que intentará llevar a cabo de forma simultánea las negociaciones de paz con sirios y palestinos sin que ambos procesos interfieran entre sí.

Un día después de anunciarse que su país emprenderá con Damasco un diálogo político, Olmert dijo que "Israel pretende mantener conversaciones de paz paralelas con la Autoridad Nacional palestina (ANP) y Siria sin que un canal de diálogo solape el otro".

Israel y Siria anunciaron ayer que emprenderán negociaciones de paz indirectas con la mediación de Turquía, después de que la última ronda de contactos para lograr un acuerdo se suspendiera en 2000.

"Los sirios saben lo que queremos y nosotros sabemos lo que ellos quieren", manifestó hoy Olmert sobre este nuevo canal de diálogo que anoche calificó de "deber nacional".

El titular israelí de Defensa, Ehud Barak, que fue asimismo el último primer ministro que negoció con Damasco, indicó que el vecino país "sabe que las concesiones son una vía de dos sentidos. Sacar a Siria del eje del mal es un objetivo primordial para Israel".

Se refería a la consabida posición de Israel que exige al presidente sirio, Bashar Al Asad, que rompa la alianza que mantiene con Irán, y con la milicia chií Hizbulá, y deje de amparar a dirigentes de organizaciones terroristas palestinas en Damasco.

La ministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, coincidía en esta línea al afirmar que el proceso de paz depende de que Siria deje de apoyar el terrorismo.

"Israel desea vivir en paz con sus vecinos pero Siria debe entender que se requiere una completa renuncia al apoyo del terrorismo de Hizbulá, Hamás y por supuesto de Irán", manifestó la ministra.

Según una encuesta difundida hoy, alrededor de dos tercios de los israelíes se oponen a que la Meseta del Golán, ocupada por el Estado judío en la Guerra de los Seis Días de 1967, sea devuelta a Siria, cuestión que junto a la delimitación de fronteras entre los dos países suponen el eje central de las negociaciones.

Unos 18.000 colonos judíos residen en el Golán, junto a un número similar de población autóctona drusa, y el desmantelamiento de sus asentamientos como consecuencia de un acuerdo de paz sirio-israelí llevaría entre una década y quince años, señala el columnista israelí Akiva Eldar, del diario "Haaretz".

La reanudación de los contactos entre los dos países, que según medios locales podría iniciarse en quince días, es interpretada por analistas palestinos como un "mensaje de Israel a Hamás, Hizbulá e Irán, de que las alianzas regionales pueden cambiar".

En opinión de periodistas y políticos palestinos en Ramala, Siria ha elegido el momento para anunciar que emprende el diálogo con Israel después de que en Doha (Qatar) se acordara la formación de un gobierno de unidad nacional y la elección de nuevo presidente en El Líbano, país controlado desde hace años por el régimen de Damasco.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, manifestaba ayer que espera que Israel y Siria alcancen una "solución pacífica".

Y pese a que el canal sirio copa la agenda mediática de medio mundo, Olmert subrayó hoy que ese objetivo no interfiere en su intención de alcanzar un acuerdo de paz con los palestinos antes de que concluya este año.

El jefe del Gobierno en Israel agregó que las conversaciones que mantienen los equipos de su país y de la ANP, encabezados por la ministra israelí de Exteriores, Tzipi Livni, y el ex primer ministro palestino, Ahmed Qurea, son "serias e importantes".

Más noticias de Política y Sociedad