Público
Público

OMS niega influencia de farmacéuticas en decisiones sobre H1N1

Reuters

La Organización Mundial dela Salud (OMS) negó el martes una excesiva influencia de lasempresas farmacéuticas para exagerar los peligros del virus dela gripe H1N1.

Las compañías farmacéuticas consiguieron contratos devacunas multimillonarios cuando el organismo de salud deNaciones Unidas declaró una pandemia de la influenza en juniopasado.

Aunque muchos millones de personas en todo el mundo se hancontagiado con el virus H1N1, y muchos miles han muerto, lapandemia ha resultado ser más leve de lo que los expertossanitarios habían temido en un principio.

Las acusaciones de algunos políticos y medios decomunicación de que la OMS confió demasiado en el asesoramientode expertos al servicio de la industria farmacéutica, quepodría haber tenido interés en dramatizar la crisis, hanprovocado una revisión interna de la OMS y una investigacióndel Consejo de Europa, un organismo de vigilancia de losderechos humanos de la UE.

El máximo experto de la gripe de la OMS, Keiji Fukuda, dijoen una vista en el Consejo de Europa que aunque la respuesta dela organización al virus no fue perfecta, no se habían tomadodecisiones equivocadas a causa de los gigantes farmacéuticos.

"Permítanme hablar claro. Las políticas de la pandemia dela influenza y las respuestas recomendadas y adoptadas por laOMS no estuvieron indebidamente influenciadas por la industriafarmacéutica", dijo Fukuda ante el organismo con sede enEstrasburgo.

El Consejo, que integra a la mayoría de los paíseseuropeos, pidió a la OMS que disipara las preocupaciones acercade la gestión de la pandemia.

Muchos países ordenaron decenas de millones de dosis devacunas contra la gripe H1N1 para proteger a sus poblaciones yahora están intentando reducir los pedidos o vender losexcedentes de las vacunas no utilizadas.

GlaxoSmithKline, Novartis y Sanofi-Aventis están entrelos productores de vacunas contra H1N1.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

Fukuda dijo que la OMS consultó a una serie de expertos,incluidos científicos que trabajan para el sector privado, parala elaboración de su estrategia de salud y que habíaestablecido medidas de seguridad para protegerse de losconflictos de intereses.

"No estamos bajo la ilusión de que esta respuesta era larespuesta perfecta", dijo Fukuda en la visita.

"Pero no esperamos hasta (que los brotes de virus mundial)se han desarrollado y ver la muerte de mucha gente. Lo queintentamos y hacemos es tomar medidas preventivas. Si tenemoséxito nadie morirá y nadie notará nada", añadió.

"Sentimos que debemos actuar con rapidez. Nuestro propósitoes tratar de dar orientación, intentar reducir el daño", dijo.

Las acusaciones empezaron a circular en los mediosbritánicos y franceses en noviembre, cuando dijeron que lapandemia de la gripe H1N1 podía haber sido "exagerada" por losexpertos de salud e investigadores médicos con el fin deimpulsar las becas de estudio y una fuente de ingresos para lasfarmacéuticas.

En ese momento, el diario francés Le Parisien publicó untitular que decía: "Influenza: ¿por qué los francesesdesconfían de la vacuna? y observó una brecha entre el impactoprevisto de la gripe y una realidad mucho menos dramática.

Por su parte, un diario independiente británico sepreguntaba "¿Pandemia? ¿Qué pandemia?".

La OMS dijo a principios de mes que revisaría la forma degestión del brote de la gripe, convocando a expertosindependientes a revisar su funcionamiento.

Fukuda dijo que la revisión incluiría un escrutinio de lamanera en que se clasificaron los brotes de virus tras laconfusión generalizada sobre lo que la definición de "pandemia"significa realmente.

"Vamos a considerar si se pueden definir mejor las cosas,si se puede medir e informar mejor de la gravedad", concluyó.

(Reporte de Crispian Balmer en París y Kate Kelland enLondres; Traducido por Itziar Reinlein en la Redacción deMadrid; Editado por Lucila Sigal)

Más noticias de Política y Sociedad