Estás leyendo: Una oportunidad

Público
Público

Una oportunidad

RAFAEL CORTÉS ELVIRA

Mañana, en Copenhague, se decide definitivamente la ciudad que albergará los Juegos de Verano de 2016. Ha sido un largo camino en el que Madrid ha mostrado las fortalezas de un proyecto bien construido. Uno de los pilares de su candidatura ha sido el respaldo ciudadano. Más del 85% de los madrileños ha avalado con su ilusión la apuesta olímpica del ayuntamiento. No sólo lo han manifestado pasivamente, sino que ha sido un apoyo comprometido y activo. Un ejemplo de ciudadanía compartiendo una ilusión colectiva.

La candidatura de Madrid cuenta, además, con importantes ventajas estructurales; es sólida y competente. Así lo han creído los comités que han estudiado los cuatro proyectos finalistas. Cuenta con las garantías suficientes para organizar un gran acontecimiento olímpico. De eso no hay ninguna duda. Pero en la decisión final del COI pesarán otros factores. Uno de ellos la norma no escrita de la rotación continental es uno de los elementos que puede pesar en la decisión final y eso perjudica notablemente nuestras aspiraciones. América puja con fuerza y la movilidad por continentes puede decantar a su favor la solución final.

Por otra parte, tenemos que ser conscientes de que contar con una propuesta sólida, solvente y bien presentada, como es la de Madrid, es una condición indispensable, pero no suficiente. En la decisión del COI pesará también el componente de la acción estratégica internacional en la negociación. El trabajo durante estos años de nuestros adversarios estableciendo acuerdos y buscando apoyos puede ser determinante para decidir el destino final de los votos de los miembros de COI. Esa es una realidad que siempre ha operado. Forma parte de la vida natural de un organismo que toma sus decisiones tras muchos años y meses de diálogo cruzado, de negociación y de múltiples acuerdos y que puede decantar el resultado en la dirección opuesta a nuestros intereses. Nosotros jugamos con fuerza en la elección, pero los demás también.

Así que mañana no sólo se juzgará nuestra cualificación como ciudad olímpica, sino que se sustanciará en el resultado el modelo estratégico de negociación en la búsqueda de respaldos que se haya llevado. Todo un examen que también deberemos pasar. En la decisión para los Juegos de 2012, cuando quedaban cuatro ciudades, Madrid obtuvo un 33% de los votos. Ese será el indicador en la primera votación de Copenhague. Si se mantiene ese respaldo, las aspiraciones de Madrid estarán intactas.

Mantengamos la confianza y la ilusión colectiva que hemos mostrado hasta el momento. Confiemos en nuestra propuesta y sepamos que en este proceso los factores que intervienen son múltiples y que en ningún caso descalificarán la calidad de un proyecto en el que todos creemos con firmeza.

Más noticias