Público
Público

Opositores iraníes celebran sanciones, pero las consideran insuficientes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Consejo Nacional de la Resistencia Iraní (CNRI), entidad opositora al régimen de los ayatolá, celebró hoy la adopción de nuevas sanciones por parte de Naciones Unidas contra Teherán, pero las consideró insuficientes.

La presidenta del CNRI, Maryam Radjavi, dijo en un comunicado distribuido en Nueva York que las nuevas sanciones son un "indicador del punto muerto en que se encuentra el régimen".

Al mismo tiempo, describió como inadecuada e inapropiada la resolución a la luz del desplante del régimen iraní al derecho internacional, apunta el comunicado.

El Consejo de Seguridad de la ONU decidió hoy con 14 votos a favor y la abstención de Indonesia aplicar una nueva ronda de sanciones, la tercera, contra Teherán por no suspender su programa nuclear de enriquecimiento de uranio, del que se sospecha que pueda ser utilizado para fines militares.

La líder del grupo opositor, con sede en París, instó a la adopción de un embargo petrolero, diplomático y tecnológico contra Teherán.

"El régimen no cumple con las resoluciones internacionales y trata vehementemente de lograr una bomba atómica, lo que pone en peligro la paz y la seguridad en el mundo", señala el comunicado.

El CNRI, que desveló hace unos años que el régimen iraní lleva a cabo un programa de enriquecimiento de uranio oculto, presentó en Bruselas el 20 de febrero "pruebas" de que ese país continúa desarrollando su proyecto militar nuclear en el complejo de Mojdeh, al sureste de Teherán.

El grupo pidió públicamente al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), y a su director general, Mohamed El Baradei, que envíe inmediatamente a este complejo en las afueras de Teherán a inspectores de la agencia para interrogar a los responsables iraníes.

Según el CNRI, las autoridades iraníes tienen en Mojdeh, por primera vez, un sofisticado centro de mando y control desde donde dirigen toda la investigación nuclear con fines militares.

Radjavi consideró en el comunicado que "la política de apaciguar y dialogar ha proporcionado al régimen iraní la oportunidad de acercarse a la fabricación de una bomba atómica".

El Consejo se encuentra en la lista de organizaciones terroristas de EE.UU., mientras que la entidad Muyahidines del Pueblo, vinculada a este grupo, figura en la de la Unión Europea.

Sus partidarios aseguran que sus actividades son pacíficas y que su denominación de grupo terrorista se debe a la presión de Teherán. EFE