Público
Público

Ouattara dice que se impone el uso de la fuerza para resolver la crisis

EFE

El presidente de Costa de Marfil reconocido por la comunidad internacional, Alassane Ouattara, declaró hoy que "se impone la fuerza para resolver la crisis" que atraviesa ese país africano desde que el ex presidente Laurent Gbagbo perdiese las elecciones el pasado noviembre y se negara a abandonar el poder.

"Las discusiones (con los mediadores) no tendrán ningún resultado positivo sobre la resolución pacífica de esta crisis y, en un momento dado, la decisión de tomar medidas, principalmente la fuerza legítima, será necesaria", declaró Ouattara en una entrevista publicada hoy en la edición digital del diario galo "La Croix".

En la misma, el presidente electo se muestra convencido de que Gbagbo "ha pedido tiempo y ha hecho promesas que evidentemente no respetará".

"Está claro que (Gbagbo) va a utilizar ese tiempo para importar armas, municiones y mercenarios", agregó.

Ouattara, que se define como "un hombre de diálogo" y "de paz", se dice dispuesto a discutir con Gbagbo sólo si reconoce que el pueblo marfileño le designó a él como su presidente en las elecciones del pasado noviembre, como ha hecho "el mundo entero".

El presidente electo recordó que en 2011 habrá 18 elecciones en África y subrayó que el precedente que sentaría Gbagbo si lograra desplazarle del poder en Costa de Marfil sería "muy peligroso" porque "el veredicto de las urnas no tendría ningún interés".

El primer ministro de Kenia, Raila Odinga, abandonó hoy Costa de Marfil tras dos días de visita como representante de la Unión Africana (UA), después de fracasar por segunda vez en su intento de solucionar la crisis política del país.

Ouattara considera que tras la misión de la Unión Africana y de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) se comprenderá que "esa vía no es posible" con Gbagbo y que "habrá que recurrir a otras medidas, incluida el uso de la fuerza".

Según el presidente reconocido por la comunidad internacional, "la intervención militar ya está prevista y organizada" e incluso "programada".

Tras una reunión celebrada el pasado martes entre líderes militares de los países que conforman la Comunidad Económica de los Estados del África Occidental (CEDEAO), el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, afirmó a través de un comunicado que la organización sigue considerando derrocar a Gbagbo por la fuerza.

Hasta ahora, dice Ouattara, sus seguidores han optado por seguir la vía pacífica señalada por la CEDEAO para evitar una masacre de "mil o dos mil muertos" pero incita a esa comunidad a "venir a buscar a Laurent Gbagbo, como se ha hecho con otros jefes de Estado en África u otros lugares", dijo.

"Esa solución es mejor que tener miles de muertos", subrayó el presidente electo, quien aseguró que hará todo lo que pueda "por evitar la violencia y la pérdida de vidas humanas".

La situación provocada por Gbagbo, denunció Ouattara, también pesa sobre la economía del país, que sufre la pérdida de confianza de los inversores, destacó.

"El producto interior bruto (PIB) va a caer, como las exportaciones y las importaciones. La miseria va a aumentar", aseguró el presidente electo, quien acusó a su rival de no pensar "más que en su poder".

Más noticias de Política y Sociedad