Público
Público

Pacientes más felices cuando médicos explican efectos adversos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los pacientes hospitalizadosque sufren un efecto adverso de un tratamiento son máspropensos a calificar mejor la calidad de la atención cuando elpersonal médico les explica cuál fue el error, indicó un nuevoestudio.

Una encuesta a 2.300 pacientes tratados en 16 hospitales enMassachusetts, Estados Unidos, reveló que 603 habían tenidoalgún "efecto adverso", la mayoría eran efectos secundarios deun nuevo fármaco o complicaciones quirúrgicas, durante lainternación.

Cuando se preguntó si el personal de salud les habíaexplicado el problema, sólo respondió que sí el 40 por ciento.

En esos casos, los pacientes tendían a estar más a gustocon la atención recibida, aún cuando el efecto adverso sehubiese podido prevenir.

"Los resultados demuestran que esa información estáasociada con la percepción de los pacientes de una mayorcalidad de la atención, incluso cuando el efecto adverso lescausa una lesión", declaró el doctor Lenny Lopez, del HospitalGeneral de Massachusetts, en Boston.

"Es el primer estudio sobre cómo la información afecta lapercepción de la calidad de la atención recibida en pacienteslesionados durante el tratamiento y los resultadostranquilizarían a los médicos que se preocupan por lasconsecuencias de conversar sobre los efectos adversos", agregóel experto.

A través de las historias clínicas y entrevistas con lospacientes, el equipo halló que casi un tercio de los efectosadversos registrados en el estudio, que se podría haberprevenido, se debía a errores, como darle a un paciente ladosis equivocada de un medicamento.

El personal del hospital era menos propenso a hablar sobrelos efectos adversos prevenibles que de los que no se podíaevitar, como una reacción insospechada de un nuevo fármaco.Cuando los pacientes sufrieron un efecto evitable, los médicosexplicaron el problema sólo el 30 por ciento de las veces.

Aun así, los pacientes tendieron a calificar como más altala calidad de la atención cuando recibían una explicación delproblema, aunque la complicación se hubiese podido evitar.

Los participantes calificaron la atención en el hospitalcomo "muy buena". Pero los pacientes que habían hablado con losmédicos sobre el efecto adverso fueron dos veces más propensosa dar una calificación más alta que los que no habían recibidola explicación.

Los resultados, según Lopez, sugieren que los hospitales nodeberían tener miedo de informar a los pacientes las causas delos efectos adversos, aún cuando se trate de errores.

"Aunque la tasa de información sigue siendo lamentablementebaja, los resultados deberían alentar ese tipo de explicación yeliminar los temores a juicios por malapraxis", dijo elinvestigador.

"Los pacientes quieren saber la verdad y perciben lainformación como una parte de la atención de alta calidad",añadió.

Archives of Internal Medicine publicó los resultados delestudio.

En otra investigación difundida en la misma revista, losautores se concentraron en los errores de diagnóstico.

El equipo halló que entre 300 médicos de 22 hospitales enEstados Unidos, los diagnósticos erróneos o tardíos másfrecuentes son la embolia pulmonar (coágulo sanguíneo en lospulmones), las reacciones adversas a los fármacos y lassobredosis, los infartos y los cánceres de pulmón, colon ymama.

Los médicos dijeron que, en promedio, habían cometido opresenciado dos de esos errores durante sus carreras.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, 8 de noviembre del2009

Más noticias en Política y Sociedad