Público
Público

Dos padres españoles disputan custodia de sus hijos sustraídos en México

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos padres españoles están inmersos en México en sendos procesos legales para tratar de recuperar la custodia de sus hijos, que les fueron sustraídos sin permiso por familiares de sus esposas mexicanas, ambas fallecidas, informaron hoy a Efe los afectados.

Las autoridades consulares españolas están trabajando "muy intensamente" en los casos surgidos en Coahuila y el Estado de México, que se manejan como acciones contrarias al Convenio de la Haya sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción de Menores, suscrito por los dos países, dijeron a Efe fuentes consulares.

El primero lo promueve Alfredo Márquez Cabrera, quien llegó a México el pasado 6 de marzo y no ha visto a su hija Ximena Márquez Cavazos, de 2 años, desde diciembre pasado.

En declaraciones a Efe desde Torreón, en el estado de Coahuila, cuenta cómo su esposa, Migdalia Cavazos de la Peña, falleció de cáncer el 30 de enero pasado tras luchar ocho meses contra la enfermedad en un hospital de Barcelona.

Márquez, natural de Almería pero afincado en la capital catalana, explica que una cuñada suya, Cristina Cavazos, se trajo a la pequeña a México sin su consentimiento ni el de su esposa.

Su familia política inició entonces un proceso legal para quedarse con Ximena después de que él les avisara de que su mujer estaba desahuciada.

La disputa legal comenzó en Matamoros, donde un juez otorgó en poco tiempo la custodia a los abuelos de la menor, una decisión que fue revocada por un juzgado de lo familiar de Torreón y posteriormente, recurrida por los abuelos mexicanos de Ximena.

Sin tener un plazo claro de cuándo resolverá el asunto el Tribunal Federal al que le corresponde, Márquez confía en que la justicia de México le dé finalmente la razón.

"Mi único objetivo es recuperar a mi hija y largarme de aquí cuanto antes", aseguró.

El segundo caso afecta a Rafael Uriol, un funcionario de correos de Barcelona, cuyo hijo, Pau, de 3 años, se encuentra en un centro de acogida para menores de Toluca.

En octubre de 2007 Uriol viajó a México con su esposa enferma y su hijo pero regresó a España en enero de 2008 para seguir trabajando mientras ella seguía un tratamiento por cáncer.

Desde lejos mantuvo contacto continuo y envió dinero a su esposa pero ésta finalmente murió el 22 de agosto del pasado año.

Desde entonces su familia política mexicana, que ni siquiera le avisó del fallecimiento de su esposa, se quedó con Pau en Tlanepantla, en el Estado de México, lo que obligó a Uriol a denunciarles y a trasladar el caso ante el ministerio de Justicia español.

Finalmente el pasado 3 de septiembre comenzó en México el juicio de restitución de la custodia de Pau, que la abuela del pequeño recurrió y que analizará un Tribunal Federal el próximo 2 de diciembre.

Uriol, quien en septiembre había logrado por vez primera ver a Pau desde que se separó de él en enero de 2008, explicó a Efe que su hijo está bien, que "tiene muchas ganas de regresar a España" y está convencido de que la justicia le dará la razón.

"Tengo la custodia, soy el padre", señala, y agradece el "apoyo moral" y "las gestiones" que le ha brindado desde hace meses la diplomacia española.

La cónsul adjunta de España en México, Pilar Terrén, quien maneja directamente este caso, lamenta que "de la noche a la mañana" Uriol enviudara y fuera víctima de la retención ilegal de su hijo.

Para Terrén, la prioridad de las autoridades españolas es "resolver los casos de una forma más temprana y siempre pensando en el interés superior del niño", esto es, que sea entregado al progenitor que tiene la custodia y devuelto a su lugar de residencia habitual.

Más noticias en Política y Sociedad