Público
Público

Pakistán lanza una ofensiva terrestre contra los talibanes

Reuters

El Ejército de Pakistán inició el sábado una operación por tierra contra los talibanes en la región de Waziristán del Sur, en la frontera con Afganistán, con los soldados avanzando desde tres direcciones diferentes, dijeron las autoridades.

La ofensiva se produce tras una serie de atentados que comenzaron el 5 de octubre con un ataque suicida contra una oficina de la ONU en Islamabad y ha incluido asaltos contra la sede del Ejército, la policía y población civil en los que han muerto más de 150 personas.

En una muestra de unidad antes de la campaña terrestre, el Gobierno y los líderes de partidos políticos dieron al Ejército su total respaldo el viernes, prometiendo que eliminarán a los extremistas y restablecerán el poder del Estado.

"La operación terrestre ha comenzado", dijo el portavoz militar, el general Athar Abas, sin querer dar detalles al respecto o decir cuánto creía que duraría la ofensiva.

Fuentes del Gobierno y de los servicios de inteligencia dijeron que las tropas se desplazaban desde tres direcciones y se habían producido algunos enfrentamientos.

Los militantes estaban disparando granadas, ametralladoras y baterías antiaéreas, mientras que las fuerzas gubernamentales estaban utilizando artillería, morteros y la aviación, según fuentes de inteligencia. Cuatro soldados resultaron heridos, añadió.

El Ejército dice que cerca de 28.000 soldados se enfrentarían a unos 10.000 talibanes radicales, entre los que había unos 1.000 duros combatientes uzbecos y algunos miembros árabes de Al Qaeda.

El Ejército lleva meses utilizando ataques aéreos y de artillería para reducir las defensas de los militantes, mientras traslada a tropas para sellar la región, y ha reforzado su ofensiva en los últimos días.

El jefe del Ejército, el general Ashfaq Kayani, informó brevemente el viernes al Gobierno y los líderes de partidos y todos acordaron que los militantes representaban una grave amenaza para la soberanía e integridad del Estado.

"El consenso nacional está decidido a establecer y mantener el poder del Estado para extirpar a estos elementos", dijo la oficina del primer ministro, Yusuf Raza Gilani.

Hasta 100.000 civiles habían huido desde Waziristán del Sur ante la ofensiva y la agencia de refugiados de la ONU dijo que unas 500 personas se iban cada día.

Muchos talibanes y miembros de Al Qaeda huyeron al noroeste de Pakistán después de que las tropas lideradas por Estados Unidos derrocaran a los talibanes en Kabul en 2001, y la región se ha convertido en un eje mundial para la militancia islámica radical.

La ofensiva podría ser la prueba más dura del Ejército desde que los militantes se volvieron contra el estado y las fuerzas armadas confían en que las facciones afganas de los talibanes de otros puntos de Waziristán del Sur y del Norte se mantengan al margen de la batalla.

Los servicios telefónicos habían sido aparentemente cortados en la zona. Los periodistas extranjeros no fueron autorizados a entrar en el área y muchos reporteros paquistaníes se han ido de allí.

Más noticias de Política y Sociedad