Público
Público

Pakistán se plantea levantar el veto a Bollywood para dar vigor a su cine

EFE

Ante la crisis del celuloide paquistaní, el sector cinematográfico y las autoridades se plantean la posibilidad de levantar el veto a las películas indias, cuyas proyecciones están prohibidas desde hace cuatro décadas en las salas del país islámico.

La última propuesta la lanzó un comité de cultura de la Cámara Alta paquistaní, que recomendó al Gobierno interino que permita exhibir los filmes de Bollywood para lograr mayores recaudaciones que podrían revertir en ayudas para la malherida industria local.

"Pakistán tenía 1.300 salas de cine en 1970 y una producción media anual de 300 películas. Sin embargo, en 2008 el número de cines no supera los 275. La mayoría de los que había se han convertido en gasolineras, centros comerciales o concesionarios de vehículos", precisa el comité en su recomendación.

Los senadores también recomiendan al Ejecutivo que ponga en marcha un plan de acción que comprenda ayudas a la financiación, exenciones fiscales para el equipamiento cinematográfico, academias de formación y una política de intercambio de películas con la India.

La norma que impide que las películas indias se proyecten en los cines de Pakistán data de septiembre de 1965, cuando ambos países se enfrentaban en la disputada región de Cachemira en su segunda guerra tras la partición del subcontinente.

En 2006, el Gobierno inició la apertura a Bollywood al permitir la exhibición de dos éxitos de Bollywood, "Mughal-e-Azam" y "Taj Mahal".

Desde entonces, tanto la Asociación de Productores de Cine (FPA) como la Asociación de Propietarios de Cines (CAO) de Pakistán presionan al Ejecutivo para que levante el veto y "Lollywood", la industria cinematográfica paquistaní basada en la ciudad oriental de Lahore, conviva con Bollywood en las salas paquistaníes.

"No creo que haya nada malo en permitirlas si no chocan con los criterios culturales de Pakistán", dijo a Efe la productora Anila Khan, que ha pedido ayuda al director indio Mahes Bhatt, considerado uno de los grandes de Bollywood, para llevar al celuloide la vida de la ex primera ministra Benazir Bhutto.

"Esto fortalecería nuestro cine", asegura Khan, quien insiste en la importancia de que las cintas "sigan los valores tradicionales de Pakistán".

Tan sólo una minoría se opone a la entrada de Bollywood en el país por temor a que esa medida suponga el golpe de gracia que acabe con Lollywood o que suponga una "bollywoodización" del cine paquistaní.

Es el caso del cineasta Asghar Bahawalpuri, quien cree que en Pakistán "ya hay suficiente talento, muy buenos directores y muy buenas películas".

"Los diálogos de nuestro cine tienen su propia belleza. ¿Para qué necesitamos el cine de fuera?", explica a Efe Bahawalpuri, quien confiesa sin embargo haber visto el filme indio "Devdass", protagonizado por la estrella de Bollywood, Shah Rukh Khan.

Las películas indias son enormemente populares en Pakistán y tienen un gran éxito en los bazares, donde entran de contrabando tras ser pirateadas, primero en formato VHS y ahora en DVD.

Alentadas por las posibilidades de este negocio, tanto la CAO como la FPA exigen la entrada de Bollywood en Pakistán para que se les permita distribuir y exhibir las producciones del país vecino.

Los que sí pueden disfrutar de las cintas son los televidentes de los operadores de televisión por cable, que ofrecen en su programación los "taquillazos" de Bollywood.

Más noticias de Política y Sociedad