Estás leyendo: Palabra de Dios

Público
Público

Palabra de Dios

Aunque su nombramiento se tuvo que aplazar, el 10 ya ejerce de seleccionador de la albiceleste y deja claras sus intenciones

 

FEDERICO PEÑA

La muerte del presidente de Boca Juniors, Pedro Pompilio, impidió el nombramiento oficial de Maradona como nuevo seleccionador argentino, pero el proceso y sus consecuencias ya está en marcha.

Diego corre solo con la pelota, como en el famoso gol a Inglaterra en el Mundial de México 86. Si entonces esquivó a cinco jugadores que no consiguieron derribarlo, ahora, en calidad de entrenador, enfrenta a escépticos, periodistas críticos, un sector del ambiente del fútbol que denuncia el título de director técnico que le regalaron sin hacer el curso.

De momento, le quedan dos pruebas clave: armar el cuerpo técnico ante la deserción de algunos ex compañeros del 86 y luego poner en el campo a Messi, el Kun y Tévez y hacerlos brillar para colmar la expectativa de los convencidos.

Tarea nada fácil. Pero Maradona resiste y avanza, con la misma confianza en sí mismo que cuando marcó el mejor gol de la historia de los mundiales. Ayer, desde su casa en Ezeiza, atendió a la prensa que lo fue a saludar por el festejo de su cumpleaños número 48. Se mostró contento, pero aplacado y frío.

Signo del nuevo rol que cumple, Maradona se mostró a la altura al decir que respetará el acuerdo entre el Barça y la Asociación de Fútbol Argentino por las cesiones de Messi para vestir la albiceleste. "Laporta, presidente del Barcelona, fue un caballero, respetaremos lo pactado", señaló. Messi no estará ante Escocia.

El debut de Maradona será el próximo 19 de noviembre en Glasgow ante Escocia, una ciudad que le trae recuerdos. "Allí debuté con la selección de Menotti e hice un gol", rememoró, y agregó que es una tierra donde "soy adorado" por el gol a los ingleses.

En principio, Maradona viajará mañana a Inglaterra para hablar con Tévez y con Mascherano, a quien considera la pieza central del equipo. La velocidad con la que Diego fue nombrado seleccionador argentino no ha permitido que la albiceleste construya, en silencio y fuera de los focos, el cuerpo técnico que, junto al 10 y a Bilardo como mánager general, conducirán al conjunto argentino.

La primera deserción en voz alta fue la de Sergio Batista, entrenador responsable del oro argentino en Pekín. "Me pone contento que Diego tenga esta oportunidad. Lo apoyaré en todo lo que sea, pero veremos cuál será mi rol porque quiero respetar a mi cuerpo técnico", dijo Batista, que de esta forma se negó a ser ayudante del 10. De momento, seguirá al mando de los juveniles junto a otro ex campeón del 86, el Tata Brown. También hay que sacar de la lista al DT de Newell´s, Fernando Gamboa.

Por su parte, Messi señaló en Barcelona sobre su estreno con Maradona que "siempre quiero estar en todos lados, pero es algo que deben arreglar entre el club y la AFA". Y añadió: "Creo que, por todo lo que Diego significa para nosotros, nos puede transmitir su experiencia como jugador y nos puede dar mucho. Todos lo queremos mucho".

Más noticias de Política y Sociedad