Público
Público

Los palestinos consideran inaceptable la oferta israelí

El Gobierno de Abás pide a Occidente que se enfrente a Netanyahu

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

Los palestinos consideran "terrible" el discurso que el domingo pronunció el primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, en el que estableció "unas condiciones que nunca podrán aceptar".

Portavoces y consejeros del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, coinciden en señalar que la alocución de Netanyahu dinamita las posibilidades de lograr un acuerdo.

"La comunidad internacional debe enfrentarse a una política de Netanyahu cuyo fin es acabar con cualquier oportunidad de paz", manifestó Yaser Abed Rabbo, consejero de Abás. Para ello, debería "presionar" a Israel con el fin de que acepte la legislación internacional y la Hoja de Ruta que prevé la creación de un Estado palestino en los territorios ocupados.

Netanyahu, que el domingo se dirigió a la opinión pública desde una tribuna en una universidad de Tel Aviv, dijo que Israel sólo aceptaría un Estado palestino que esté "desmilitarizado", que reconozca a Israel como Estado judío y a Jerusalén como capital indivisible de dicho estado hebreo.

En opinión del jefe de los negociadores palestinos, Saeb Erekat, la alocución de Netanyahu "ha cerrado la puerta a las negociaciones del estatuto permanente", pues Israel quiere establecer unilateralmente su resultado.

"Netanyahu está hablando de negociaciones y de cantones, del cantón del Estado de Palestina, con una bandera y un himno, un Estado sin fronteras, sin soberanía y sin capital", añadió Erekat.

En el entorno de Abás se dice que el presidente, por el momento, no va a hablar. Su silencio responde a una petición directa de "prudencia" que el presidente estadounidense, Barack Obama, le formuló durante su encuentro en mayo.

Otro consejero de Abás, Nabil Abu Rudeina, señaló que las condiciones de Netanyahu "han saboteado todas las iniciativas, paralizan los esfuerzos hechos y desafían las posiciones de palestinos, árabes y estadounidenses".

Obama ha exigido a Israel que ponga fin a todo tipo de construcciones en Cisjordania, pero Netanyahu insiste en que las obras continúen. Por ahora, ninguna obra se ha paralizado. Para el ex presidente estadounidense Jimmy Carter, Obama y Netanyahu se dirigen hacia una colisión. Según la Casa Blanca, el discurso de Netanyahu es positivo pero queda "un largo camino" por delante.

Más noticias de Política y Sociedad