Público
Público

Los palestinos recuerdan con pesar y divididos la jornada más negra de su calendario

EFE

Los palestinos de Cisjordania y Gaza conmemoraron hoy la jornada más negra de su calendario, la "Nakba" o "Desastre", como ha pasado a su historia nacional la creación, hace sesenta años, del Estado de Israel.

Los actos conmemorativos se extendieron por todas las ciudades y aldeas de Cisjordania y Gaza ocupadas, además de Jerusalén Este, y los campos de refugiados de los países donde residen los familiares de aquellos 700.000 árabes forzados a abandonar sus hogares tras la fundación del Estado judío en 1948.

Los palestinos han recordado por primera vez el aniversario de su "catástrofe histórica" no sólo divididos geográficamente, sino también políticamente.

Así, mientras la franja de Gaza está gobernada "de facto" por el movimiento islamista Hamás, que se resiste a abandonar la lucha armada, en Cisjordania rige el gobierno leal a la Autoridad Nacional Palestina (ANP), cuyo presidente, Mahmud Abás, líder del movimiento nacionalista Al Fatah, negocia con Israel un acuerdo de paz.

El presidente palestino abogó hoy por poner fin al "drama humano" que causó la "Nakba", en un discurso grabado que se divulgó en el Parlamento palestino en la ciudad cisjordana de Ramala, en el que subrayó que "nuestra gente, desplazada por todo el globo, ya ha tenido suficiente sufrimiento".

Abás recordó que pese al "sufrimiento", "hemos asumido una opción estratégica en favor de la paz", al tiempo que exhortó a Israel a "detener sus proyectos de asentamientos" y a aceptar la iniciativa de paz árabe, que aboga por la normalización del mundo árabe con el Estado judío a cambio de la retirada de los territorios ocupados.

"Nuestras manos, que han combatido en los últimos sesenta años, están aún tendidas para la paz", precisó en su mensaje Abás, quien estuvo ausente en los actos centrales de la jornada pues se encuentra de viaje por el mundo árabe.

Miles de personas se concentraron hoy en la céntrica Plaza Al Manara de Ramala, en su mayoría vestidos de luto, tras concluir una marcha que se inició cerca del mediodía en la sede de la ANP.

Poco antes, tuvo lugar en la sede gubernamental, la "Mukata", una ceremonia de duelo junto al mausoleo del histórico líder del nacionalismo palestino, Yaser Arafat.

Dirigentes de todas las facciones que integran la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), fundada por Arafat, encabezaron la manifestación, en la que participan hombres, mujeres y niños, que portaban pancartas y banderas palestinas.

"El derecho al retorno no se negocia", "No a la normalización con el ocupante" o "Pasaron 60 años y pasarán 100 pero llegará el día en que la justicia prevalecerá" fueron algunos de los lemas escritos en los carteles.

La marcha transcurrió en paralelo a otras manifestaciones en varias ciudades de Cisjordania, como Belén, y a su conclusión se lanzaron 21.915 globos negros, uno por cada día pasado desde la fundación del Estado de Israel.

A las doce del mediodía se escucharon durante dos minutos las sirenas en la ciudad de Ramala y otras poblaciones de Cisjordania en señal de duelo por la "Nakba".

En la franja de Gaza, regida por Hamás, la jornada se conmemoró bajo el estrecho cerco que Israel mantiene desde hace once meses, y con una marcha hacia el paso fronterizo de Erez, en cuyas inmediaciones dos personas resultaron heridas por disparos de soldados israelíes.

La Policía de Hamás también se enfrentó a decenas de personas que recordaban el día de la "Nakba" en el campo de refugiados de Yabalia, en el norte de Gaza, según fuentes de movimiento Al-Fatah.

Al menos diez personas resultaron heridas en los incidentes, en los que se enfrentaron las fuerzas leales a Hamás y partidarios de otras facciones palestinas.

Israel mantiene cerrados todos los pasos limítrofes con la franja desde junio pasado, después de que Hamás se hiciera por las armas con el control de Gaza.

Más noticias de Política y Sociedad