Público
Público

El PAM atribuye su victoria a "hastío" ciudadano hacia partidos tradicionales

EFE

El Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), que se impuso hoy en las elecciones municipales marroquíes, ha ganado gracias al "hastío del electorado" hacia a los partidos tradicionales y la "confianza" que suscita la nueva formación, según dijo a Efe su portavoz, Salah el Uadi.

El PAM, fundado hace diez meses por el íntimo amigo del rey Mohamed VI Fuad Ali el Himma, obtuvo hoy un total de 6.015 concejalías (un 21,69 por ciento de los cargos que se ponían en liza) y 1.155.247 votos, un 18,72 por ciento del total.

El triunfo de esta nueva formación se debe, a juicio de El Uadi, a que han logrado atraer a "una parte del electorado que antes votaba aleatoriamente por falta de convicción", pero también al "hastío de la población hacia los partidos tradicionales".

"Habían perdido la confianza en la política y nosotros se la hemos devuelto al presentar una nueva versión, aunque ahora tenemos una gran responsabilidad, la de demostrar que es realmente posible renovar esa confianza", apuntó.

El Uadi consideró que el discurso elaborado por el PAM "subraya la autenticidad de sus decisiones: una lectura abierta del Islam y de los fundamentos de nuestro país, junto con una aproximación a los valores y los derechos humanos".

Tras la creación del partido hace diez meses, "la toma de contacto con la población fueron las elecciones legislativas parciales que se celebraron en septiembre de 2008".

"Entonces comprobamos que, pese a nuestra juventud, con sólo dos meses de existencia, recibimos un número de votos notable", indicó El Uadi, "y durante estos meses nuestra estrategia no ha sido la de hacer promesas electorales, sino buscar la proximidad del electorado".

Al inicio de la campaña electoral, el PAM se convirtió en el protagonista de la política marroquí al pasar a la oposición y retirar su apoyo a la mayoría gubernamental, lo que hizo temblar los cimientos del Gobierno del primer ministro Abás el Fasi.

Esto se produjo después de el PAM captara a un gran número de tránsfugas en sus filas, atraídos por la supuesta cercanía del partido al Palacio Real y al "majzen", el aparato tradicional del Estado marroquí.

Para El Uadi, este transfuguismo "es algo que existe en todos los partidos y en todos los sentidos y debería servir para que los grupos políticos se replanteen sus planteamientos y sus propuestas".

"La sociedad marroquí evoluciona por su cuenta y los partidos deberían revisar sus programas, para que se adecúen a las necesidades reales", señaló a Efe.

Más noticias de Política y Sociedad