Público
Público

El paro vuelve a bajar de los seis millones en el segundo trimestre pero aumenta la precariedad laboral

Los datos de la EPA revelan un descenso en 225.000 personas, situando la cifra total de desempleados en 5.997.500, el 26,26%, al cierre de junio. Es la mejor cifra en este periodo en dos años pero desciende el número de personas activas y

DANIEL DEL PINO

Los buenos datos de disminución del paro que auguraba el Gobierno se han confirmado este jueves. El número de desempleados se redujo entre abril y junio en 225.200 personas volviendo a situar la cifra total por debajo de los seis millones (5.977.500) que había sido superada en el primer trimestre de 2013, lo que pone el porcentaje definitivo en el 26,26% ─ por el 27,1% del anterior ─. Esto implica una caída del 3,6% con respecto al primer periodo del año. Se trata de la segunda mejor cifra en este trimestre desde 2008.

Eso sí, el Ejecutivo no debería lanzar las campanas al vuelo, porque el informe hecho público hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) arroja también datos muy oscuros. Por ejemplo, que el número de personas que buscan trabajo, es decir, la población activa, se ha reducido en 76.100, y en lo que va de 2013 la tasa ha caído más de medio punto (349.100). Además, en el último año el paro se ha incrementado un 5% y se han perdido 633.500 ocupados, un 3,6%.

La tasa anual de activos sigue en picado, con un descenso del 1,51%.- Fuente EPA

También, porque los nuevos puestos de trabajo tienen la etiqueta de la precariedad. Los empleos creados, en total 149.000, pertenecen al sector privado ─ el público se redujo en 2.600 personas, lo que implica una tasa negativa anual del 6,51%─ aunque el número de asalariados corresponde sólo a 111.900 personas (desde junio de 2013 hay 672.800 menos). Todas ellas obtuvieron un contrato temporal según la EPA, que destaca que, de hecho, el número de contratos indefinidos se redujo en 50.400. 

Otro aspecto que refuerza la idea de precariedad es que el empleo a tiempo parcial en el segundo trimestre casi duplica al empleo a tiempo completo (92.600 por 56.400). El 16,41% de las personas que trabajan hoy en España lo hacen a tiempo parcial. Por último, hay un dato muy llamativo. Según el INE en este trimestre 37.300 personas comenzaron a trabajar por cuenta propia pero en el balance anual, la cifra de este tipo de trabajadores creció en 37.100. Es decir, que se trata de un tipo de empleo muy inestable. Los empleadores crecen en 14.400, mientras que los empresarios sin asalariados o trabajadores independientes aumentan prácticamente lo mismo: 13.900.

El Ministerio que dirige Fátima Báñez puede tener muy pocos motivos para confiarse porque el hecho de que los dos sectores con mayor aumento de la ocupación sean el de Servicios (154.800) y el de la Agricultura (37.500) son quizá también un claro síntoma de la estacionalidad de la cifra. Tampoco es favorable el hecho de que el segundo sector en el que más ha aumentado el paro sea la Industria, con 16.900 empleos menos. La Construcción vuelve a caer entre abril y junio con 26.500 ocupados menos. El descenso del paro sigue afectando en menor medida a las trabajadoras. De esos 225.200 nuevos puestos de trabajo, 161.900 fueron para hombres y 63.300 para mujeres.


Hay una cifra que el Gobierno puede interpretar como buena pero que esconde dos trampas. El número de jóvenes en paro menores de 25 años descendió en 27.100 personas en el segundo trimestre del año. Esto sitúa la cifra total de jóvenes parados en 933.300 y lleva la tasa total al 56,13%, un 1,1% menos que el primer trimestre. Ahora bien, la tasa de paro actual en esa franja de edad es tres puntos superior a la del segundo trimestre de 2012 y, además, la actividad descendió en 15.900 personas entre abril y junio. No detalla la EPA cuántos de esos 27.100 jóvenes consiguieron un trabajo temporal o a tiempo parcial. Cabe recordar que de los 5,9 millones de parados, el 15,6% eran jóvenes de menos de 25 años hasta finales de junio. 

Después está la situación de los parados de larga duración, que suponen el 48,4% del total. No hay motivos para la celebración tampoco en este campo porque si bien entre abril y junio la cifra se redujo en 3.500 personas, en el último año aumentó un 16,2%, es decir, 404.800 personas, lo que implica un total de 2.897.600.

Sí puede considerarse positivo ─ sin perder de vista el tipo relación laboral─ el hecho de que se reduzca el número de familias con todos sus miembros activos en el paro. Esa situación se rompió este trimestre en 84.900 hogares llevando el total a 1.821.100. Pero nuevamente aquí hay que tener en cuenta que en el último año los hogares con todos sus miembros en paro se han incrementado en 83.500.

En cuanto a las comunidades autónomas, el paro bajó en el segundo trimestre en 14 de ellas, siendo Madrid, con 39.400 parados menos, Balears, con 38.300 y Andalucía, con 33.300, las que mayores descensos experimentaron. Ahora bien, las regiones donde más puestos de trabajo se destruyeron entre abril y junio fueron Madrid con 19.400 y Canarias  con 9.000. Balerars y Andalucía fueron las que más crearon con 68.100 y 61.700 respectivamente.

Más noticias de Política y Sociedad