Estás leyendo: Un partido para madurarlo

Público
Público

Un partido para madurarlo

Los iraquíes no saben llevar la iniciativa y hoy jugarán a la contra

 

MARCOS LÓPEZ

Irak no estará en el Mundial 2010 y la Confederaciones es un escaparate único para futbolistas que buscan acomodo en los clubes de elite. En el partido inaugural, tablas contra los anfitriones. El resultado fue lo mejor, pues el juego iraquí estuvo marcado por la falta de ritmo y las imprecisiones. El empate contra Suráfrica es válido, siempre que España haga 9 puntos. En la última jornada juegan contra Nueva Zelanda y será el momento de buscar la victoria y el average para ser segundos de grupo.

Contra Suráfrica se hizo evidente su gran defecto: tener la posesión les incomoda, enfrentarse a un rival replegado con cinco defensas y dos pivotes por delante provoca que salga la peor versión de la selección de Milutinovic. En el amistoso contra Polonia ocurrió algo similar. Los de Beenhaker le dieron la iniciativa a los iraquíes y estos no supieron o no encontraron la manera de darle rapidez y fluidez al juego sin perder precisión. El número de errores subió como la espuma. Contra España será diferente. El balón será para la roja e Irak jugará a la contra.

Limitados en lo técnico, Irak es una selección de gladiadores. Plantearán oposición, pues cada gol en contra será definitivo para clasificarse. Cada minuto les importará. Pueden perder contra España, pero cuanto más corto sea el resultado más cerca tendrán pasar ronda.

Juegan un 1-4-4-2, con líneas juntas. Atacar en profundidad a su defensa será básico para fragmentar las líneas. En lo táctico Nueva Zelanda está a años luz. En lo físico tienen carácter y personalidad, llevan mal la derrota y se espera oposición, disputa y pelea. La velocidad en la circulación será básica para agotar a los de Bora. Suráfrica demostró que no tiene energía para 90 minutos de máxima intensidad. Será un partido para madurarlo y conocer al adversario es básico.

Arriba, dos puntas: Younis Mahmoud, el crack del equipo, y Emad Mohammed, un segundo delantero con movilidad. En la zona de medios destaca Akram, recién fichado por el Twente y el mejor jugador del equipo si la valoración es en el momento de forma actual. Es el líder, el mediocentro con jerarquía. A su lado, Shaker, Kareem y Jasim, jugadores necesitados de demostrar para hacerse un hueco en el panorama futbolístico. En defensa, el otro Kareem, un lateral que sube en partidos de iniciativa, pero que contra España tendrá que cerrar la defensa, y Abbas, un lateral izquierdo con disputa y marca. En el centro de la defensa, Majeed y Rehema, dos centrales que sufren con los pases interiores y los balones a la espalda. No ayuda el portero, Kassid, demasiado agarrado a la portería y dubitativo en la toma de decisiones. No ayuda a su defensa cuando esta achica diez metros para presionar al rival.

Más noticias de Política y Sociedad