Público
Público

Paul McCartney, fiel a los Beatles hasta el final

Lanza un disco con el concierto con el que recordó la gira de los Beatles por EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'El mejor ejercicio es tocar música', dice Paul McCartney.Con 67 años, se prepara para iniciar una gira en diciembre por varias ciudades europeas ninguna en España, convencido de que no hay ningún motivo para parar. Ayer reunió a un grupo de periodistas en Londres para presentar su último disco, un concierto en el estadio Citi Field de Nueva York.

Con Paul, todo gira ya en torno a los Beatles. 'En la época de los Wings, era diferente. Los promotores de los conciertos me decían si podía tocar al menos un par de canciones de los Beatles, pero les decía que no. En ese momento quería crear algo distinto', explica cuando le preguntan por su constante regreso al repertorio de los años sesenta.

Para los que piensan que tiene que haber algo mecánico en seguir con las mismas canciones de hace 40 años, como acaba de hacer en Nueva York, McCartney tiene ejemplos de que no es así. En el directo, cualquier cosa puede pasar.

'Me ocurrió hace poco con Penny Lane. Empecé la letra por el segundo verso y la banda me siguió pero se quedó algo confusa. La cosa no iba bien y de inmediato mandé parar. Alto, alto, dije, y hasta el público se quedó parado. Tenemos que volver a empezar. Y no pasó nada. Al público le encantó'.

¿Ha olvidado McCartney la letra de sus canciones, sin contar las que eran más de Lennon? Improbable. Se trata de mantener la llama encendida porque las generaciones de nuevos fans del grupo de Liverpool se van sucediendo, incluidos los que no habían nacido aún cuando los Wings habían dejado ya de existir. 'Todavía pienso que estoy en los Beatles', dijo ayer Paul, y si lo dice él habrá que creerle.

McCartney dice que no necesita una banda gigantesca que le acompañe

El concierto de Nueva York se celebró muy cerca del lugar en que los Beatles tocaron en 1965. Entonces fue en el Shea Stadium, el estadio de los Mets, que hace unos años fue demolido. Fue la actuación propia de la época: sólo 35 minutos y un alarido continuo que prácticamente impedía oír la música.

El sonido ha mejorado mucho y la banda sigue teniendo dimensiones manejables. McCartney dice que no necesita una banda gigantesca que le acompañe.

Comenta que no quiere acabar como Elvis Presley tocando en Las Vegas en un escenario con otros 50 músicos. No porque sea Las Vegas. No quiere esconderse detrás del trabajo de otras personas.

Ayer le hicieron una pregunta que, según él, no ha oído muchas veces. Si John Lennon estuviera vivo, ¿qué canción de Paul elegiría? 'Vaya, nunca lo había pensado. No sé, quizá Maybe Im Amazed'. Queda registrado por si cambia de opinión en el futuro.

Más noticias en Política y Sociedad