Público
Público

"Pedimos la solidaridad del mundo"

Rafael Alegría. Coordinador de Vía Campesina

PÚBLICO

¿Cómo se ha llegado a este punto de violencia?

Existía una campaña de desinformación. El referéndum se le ha presentado en el ámbito internacional de una manera deformada. Los hechos son que si el pueblo hubiera votado a favor de una Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución, dicha Asamblea se instalaría después de las elecciones presidenciales, o sea, de todas maneras Mel (así es conocido popularmente Manuel Zelaya) ya no sería presidente, no podría mantenerse, o perpetuarse, como dicen algunos en el poder.

¿Qué es lo que puede ocurrir a partir de ahora en el país?

Nosotros estamos en este momento en un plantón civil frente a la residencia oficial y no nos vamos a retirar hasta que regrese al orden constitucional. Estamos de acuerdo con el llamado que ha hecho Mel, desde Costa Rica, para darle un carácter pacífico al movimiento, pero no hay que confundir de lo que se trata. Lo que hoy está en juego en Honduras es muy importante, vital, para el futuro de nuestro país. O nos sumamos a la ola de transformaciones que se están llevando a cabo en América Latina o volvemos a un pasado oscuro, lleno de muertes, desapariciones, detenidos y represión.

¿Qué otro tipo de movilizaciones tienen pensado realizar?

Es indispensable la movilización social. Nosotros estamos llamando al movimiento social que participa en los Foros Sociales Mundiales, a nuestros compañeros de Vía Campesina, a toda la gente democrática y progresista a celebrar movilizaciones frente a las embajadas y consulados de Honduras en todo el mundo.

¿Cree que existe el peligro de una represión generalizada o un toque de queda o estado de sitio

Estamos enviando un grito de solidaridad a todo el mundo. Por lo tanto, no está dicha la última palabra. Será fundamental que existan muchas definiciones. Una de ellas es la del Gobierno estadounidense. No se puede navegar por el mundo con un discurso democrático y quedarse callado frente a un golpe de esa naturaleza. El silencio deberá ser entendido como complicidad.

 

Más noticias de Política y Sociedad