Público
Público

Pedro de la Rosa continúa ayudando a los demás en la presidencia de la GPDA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pedro de la Rosa (Barcelona, 24-2-1971), piloto de pruebas de escudería McLaren-Mercedes, encargado de poner los coches a punto para que otros consigan las victorias, ha recibido el reconocimiento del resto de los pilotos de Fórmula Uno y ha sido elegido el pasado fin de semana en Melbourne presidente de su asociación.

Creada a principio de los años sesenta, la Asociación de Pilotos de Grandes Premios (GPDA) tuvo a su primer presidente en la persona del sueco Joachin Bonnier, ganador del G.P. de Holanda de 1959 al volante de B.R.M.. Se creó para comenzar a aumentar las medidas de seguridad en una época en la que los fallecimientos por accidentes eran muy frecuentes.

Antes de cada carrera se reunían y solicitaban los cambios para el año siguiente o decidían qué hacer en caso de lluvia en circuitos extraordinariamente peligrosos como Nurburgring, de 22,8 km. a través de un bosque, o Spa-Fraorchamps, en las Ardenas, de 14 km.

A Joachin Bonnier, fallecido en las 24 horas de Le Mans de 1972, le sucedió el británico Jackie Stewart, otro de los pilotos que más ha hecho por aumentar la seguridad. Menos el último, el alemán Ralf Schumacher, que sólo ha durado un año, los presidentes han sido personas con carisma, como el austríaco Niki Lauda o el alemán Michael Schumacher, y dispuestas a luchar por conseguir una seguridad que ahora mismo es muy elevada.

Estas primeras reuniones de los pilotos antes de cada carrera para discutir sobre la seguridad luego serían adoptadas de forma oficial por la Federación Internacional del Automóvil (FIA) junto con el director de carrera.

Pedro de la Rosa, al que el patrón de McLaren, Ron Dennis, le ha negado un volante titular en los dos últimos años, a pesar de habérselo prometido, continúa trabajando para los demás y el coche victorioso del británico Lewis Hamilton en la prueba inaugural del Campeonato del Mundo lo puso a punto él en el simulador de fábrica de Woking. Cuando dieron las primeras vueltas al circuito de Albert Park, comprobaron que no había que tocar ningún reglaje, que el coche iba perfecto, como luego se pudo comprobar en la carrera.

En su carrera deportiva, iniciada en el Gran Premio de Australia de 1999 con un sexto puesto que le dio su primer punto para el mundial de Fórmula Uno, Pedro de la Rosa tan sólo ha sufrido un accidente importante. Fue al año siguiente en el Autódromo Nacional de Monza, cuando en una colisión múltiple su Arrows salió volando y terminó volcado en la escapatoria de la segunda variante.

En aquel accidente falleció un bombero alcanzado por la rueda desprendida de un coche y todos los pilotos involucrados salieron ilesos.