Público
Público

Pellegrini se saltó el once

La directiva recuerda al técnico que las rotaciones terminaron tras el humillante 4-0 de Alcorcón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si alguna conclusión firme se había instalado en los despachos del Bernabéu es que el once titular del Madrid sólo puede ser uno. El que jugó ante el Getafe, en Milán y en el Caderón: Arbeloa en el lateral izquierdo, Marcelo en el centro del campo por delante, Kaká más centrado y Benzema e Higuaín en punta. Y, por supuesto, Raúl en el banquillo. Ese once se lo saltó el martes Pellegrini. Y en la zona noble se concluye que no por obligación, sino por capricho.

La sensación de impotencia para poner en aprietos al Alcorcón en el Bernabéu ha reforzado la directriz sugerida a Pellegrini tras el 4-0 de la ida: fijar una alineación estable para crecer a partir de ella y poner fin a las rotaciones. Su alineación quebró esa dinámica impuesta desde arriba.

El chileno se escuda en que quiso probar el estado de los suplentes ilustres

Pellegrini se saltó el martes ese equipo fijo con el que en el club esperaba cerrar la crisis con la clasificación copera. Ahora, el partido de Barcelona marca su futuro. La eliminación ha decepcionado a Florentino Pérez más de lo que ya estaba. Ayer, en los corrillos en un acto de UNICEF para presentar el partido Campeones por África, el presidente madridista reflexionaba con ironía sobre el mal fario del club en la Copa, recordando incluso la eliminación del Toledo en su primera etapa y las 20 finales perdidas por el club.

El fútbol plano que presenció indignado el Bernabéu este martes ha reforzado de puertas para adentro que el entrenador chileno no puede tener autonomía. 'Las mejoras que se apreciaron en estos tres partidos respondían a jugar con el mismo once. Antes nos empeñábamos en probar en plena competición jugar con tres centrocampistas o con cuatro, y ya quedó claro que es complicado, que con el calendario tan exigente no hay tiempo para trabajar en los entrenamientos. Pero ante el Alcorcón se volvieron a las pruebas', se asegura en la zona noble.

La incapacidad transmitida para hacerle más de un gol al Alcorcón en el Bernabéu extrae otra conclusión de desencanto en los despachos: hay un once fiable y otro que no. Evidentemente, este último es el que no pudo remontar la eliminatoria.

El club concluye que el técnico no puede tener autonomía

El club pidió explicaciones al técnico por lo del martes. Y el argumento esgrimido por Pellegrini para pasar por encima de ese supuesto equipo titular no convenció: el técnico dijo que quiso comprobar el estado de forma de los grandes nombres que deja en el banquillo desde que le aconsejaron que rotara.

'Lo que expresó el Bernabéu lo dice todo, no podemos justificarnos en los postes', mantiene otro dirigente blanco cuando se le pregunta por la alineación utilizada para abordar la remontada ante el Alcorcón.

Valdano se reunió con Guti para tratar de recuperar al jugador

Al tiempo que la figura de Pellegrini pierde crédito en la casa tras la debacle copera, lo gana su castigado, Guti (y en la grada, que el Bernabéu preguntó el martes en alto por las ausencias del rubio centrocampista). El club ha decidido acabar con la situación. Por eso, Jorge Valdano se reunió ayer con el jugador para tratar de recuperarle y animarle a limar su distanciamiento con el técnico, que ha sido más evidente aún tras dejarle fuera de las convocatorias cuatro veces consecutivas. Parte de la directiva, como la grada, se ha posicionado del lado del jugador y ayer, algunos miembros elogiaban su madridismo y su clase. Una posición que descubre un poco más el complicado futuro del técnico.

 ¿Tiró la Copa Pellegrini?
Cuando un entrenador no alinea a muchos de sus titulares en ambos partidos de la primera eliminatoria es que no le da la misma importancia a la Copa que a la Liga y a Liga de Campeones. La sensación dentro del club es que se rindió antes de tiempo y que no acompañó el esfuerzo económico realizado para llenar el Bernabéu con precios muy bajos.

El cambio de Lass
Fue una de las señales que indicaron la rendición antes de tiempo de Pellegrini, y esto irritó tanto al Bernabéu que pidió su dimisión. El entrenador justificó el cambio pensando ya en preservar la integridad física del jugador de cara a los próximos partidos

¿Por qué jugó con dos pivotes defensivos?
Chirrió que Pellegrini, para remontar un 4-0, alineara a dos pivotes de corte defensivo como Gago y Diarra. Pretendía dominar las segundas jugadas y evitar los contragolpes del Alcorcón si el equipo se descabalgaba en ataque porque sintiera que la proeza era posible. No fue así y rectificó en el segundo tiempo ante la inoperancia de Gago y Diarra con el balón. Fue éste último el que dejó su puesto a Van der Vaart.

¿Qué pasa con Granero?
Guti no ha sido el único que ha pasado al ostracismo total. Granero es otro de los que ha desaparecido del once titular cuando, al principio de temporada, se había ganado como mínimo ser el jugador número 12. Pellegrini ya le pasó factura por marcharse del Bernabéu antes de tiempo cuando le cambió ante el Tenerife. Ahora paga su poco sacrificio defensivo en Gijón y en la ida de la Copa. Hasta Van der Vaart, al que el club pretendió traspasar en verano, cuenta más.

¿Cómo se lleva con Raúl?
Pellegrini le puso en la alineación desde el primer día, pese a que la cúpula del club daba por hecho que este año marcaría su primer viaje serio a la suplencia. La crítica interpretó las titularidades del capitán como un gesto diplomático y de debilidad hacia todo un peso pesado. Tras el desastre ante el Alcorcón en la ida, el club le hizo llegar el mensaje al técnico de que vería mejor a Raúl de suplente. Así había sido desde entonces, con excelentes resultados, hasta precisamente el martes.

¿El vestuario está con el técnico?
Los jugadores proclaman que están con el técnico, pero algunos le critican en privado. Los hubo que confesaron a los directivos que no rendían porque no jugaban en su posición. Pellegrini no tiene dominado el camerino.

¿Guti está sentenciado?
Lo estaba hasta el martes. Pellegrini le puso la cruz tras su bronca en el vestuario de Alcorcón –el jugador mandó “a tomar por culo” a su entrenador con testigos–. Y el jugador reaccionó a su manera, desentendiéndose hasta de los entrenamientos. La humillación del martes ha forzado la intervención del club, que quiere otra vez a Guti en el equipo.

¿Quién pagará el error con Ramos?
Pellegrini, también. El club no sólo no entiende el error del técnico (el lateral podía haber jugado el martes), sino que dijera abiertamente que “no tenía esa información”. El club asegura que sí le comunicó que podía jugar.

Más noticias en Política y Sociedad