Estás leyendo: La pelota sí mancha

Público
Público

La pelota sí mancha

Desbaratan en Argentina una red que presuntamente falsificaba pasaportes italianos para los futbolistas

FEDERICO PEÑA

"La pelota no se mancha". La sentencia del Pelusa Diego Armando Maradona agoniza desde hace mucho tiempo. El viernes, un nuevo escándalo sacudió la honorabilidad del mundo que rodea el balón en Argentina: cayó una red que presuntamente falsificaba pasaportes italianos para los futbolistas locales. Según la causa que lleva el juez Norberto Oyarbide, están involucrados clubes argentinos e italianos, representantes, futbolistas, funcionarios del Consulado italiano en Argentina. El Calcio vuelve a estar en el ojo del huracán.

El juez comenzó a investigar las irregularidades en los trámites de ciudadanías italianas en noviembre pasado a raíz de una denuncia presentada por el cónsul general de Italia en la Argentina, Giancarlo Curcio. "Siempre alerté a la comunidad italiana de que había gente sin escrúpulos que tramitaba la ciudadanía en forma irregular", dijo Curcio.

En el marco de esta megacausa, el juez ordenó el viernes 110 allanamientos y detuvo a 26 personas sospechosas de integrar una red ítalo argentina que falsificaba los sellos del consulado y la firma del cónsul general. Uno de los procedimientos se realizó en la sede del club Lanús, y los restantes en estudios jurídicos, gestorías, escribanías y domicilios particulares. Si el trámite de la ciudadanía toma entre 4 y 18 meses, esta red lo solventaba en 30 días a un precio de entre 20 y 30 mil euros, según el diario Clarín.

El tema de los pasaportes truchos (falsos) no es nuevo. Desde que en 1995 se dictaminó la Ley Bosman, los futbolistas argentinos tentados para jugar en Europa saben que las probabilidades de concretar el fichaje y de ganarse un lugar en el once titular dependen de no ocupar una plaza de extracomunitario. Su precio final también valorará la doble ciudadanía.

De los 300 pasaportes investigados ahora por la justicia, la mitad correspondería a futbolistas. Entre ellos, está el de Juan Forlín. El domicilio del juvenil de Boca, que tuvo un fugaz paso por el filial B del Real Madrid, fue allanado el viernes. Oyarbide también investiga los casos del portero Juan Pablo Carrizo (su pase de River a Lazio se postergó por no tener su pasaporte comunitario), Gonzalo Bergessio (volvió a Argentina tras su paso por el Benfica), Germán Denis (delantero de Independiente), y el portero Maximiliano Scapparoni (integrante de la selección Sub 20).

En el pasado, la justicia italiana objetó varios casos, entre ellos el de Juan Sebastián Verón, absuelto en 2001. Menos suerte tuvo Gustavo Bartelt, que pasó de Lanús al Roma, quien fue suspendido por la Comisión Disciplinaria de la Liga italiana por un año en 2001.

Más noticias de Política y Sociedad