Público
Público

Pereza da las gracias a su Madrid que les quiere de vuelta de su "paréntesis"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Gracias ha sido la palabra que más veces ha salido de la boca de los miembros del dúo Pereza durante el concierto con el que han dejado de lado su paréntesis como banda, materializando este agradecimiento con un entregado directo ante un ansioso público que les ha pedido que vuelvan a ser dos.

Una "puntual reunión" durante la que han demostrado que siguen compenetrándose a la perfección tocando casi todos sus éxitos, además de centrarse en los temas de sus discos "Animales" y "Aviones".

Haciendo la ola ha recibido un abarrotado Vistalegre la salida del dúo de la capital a pesar de los veinte minutos de retraso con los que han aparecido sobre un escenario de aires bohemios alfombrado, encortinado e iluminado con lámparas, que antes había pisado el grupo Almas Mudas.

Este grupo maño, que ya ha acompañado a Leiva en algunos de sus conciertos en solitario, ha hecho gritar a las fans más adolescentes que conformaban la minoría de espectadores en el Palacio.

El público ha comenzado a corear el primero de los temas, "Leones", incluso antes de que Leiva se acercara al micrófono. A éste le ha seguido un endiablado rugir las guitarras "in crescendo" pasando de "Animales", a "Manager" y "Quiero hacerlo esta noche contigo" .

Un bloque cortado por "Como lo tienes tú", que a pesar de tener un ritmo más relajado ha aumentado la energía de los asistentes.

Tras "Yo nací para estar en un conjunto", José Miguel Conejo, Leiva, más activo que su compañero durante estas dos horas y media, se ha dirigido al auditorio y reconocido "un sentimiento de mucha gratitud", que han recompensado con "Estrella polar".

Ya sin las chaquetas con las que han comenzado el show, pero con el preceptivo pantalón pitillo y el sombrero de ala ancha sobre los rizos de Leiva, el grupo ha amenazado: "Voy a comerte".

Hasta Espronceda ha pasado esta noche por Madrid, por boca de Rubén, recitando los primeros versos de su "Canción del pirata" para su tema dedicado a los bucaneros, para continuar con el primer guiño a esta ciudad, "Windsor".

Todo lo íntimo que puede sonar un tema ante miles de personas ha comenzado "Las 4 y 26", para el que han compartido micro demostrando su buena sintonía.

Después, la letra de "Aviones" se ha oído más en la voz del público que en la de los cantantes y las oscuras gradas se han iluminado con cientos de móviles.

Recordando que "Pereza siempre está", como rezaba una de las pancartas, aunque existan paréntesis, Leiva ha introducido "Beatles", "Llévame al baile"y "Violento amor", que, a pesar de la entrega tanto del dúo como de sus incondicionales, se han quedado cortas ante la intensidad del medley que han interpretado de dos clásicos.

Uno suyo, "Yo pienso en aquella tarde" y otro de Ben E.King, "Stand by me", del que han sonado unos pocos versos, y que han comenzado y terminado acompañados sólo de sus guitarras.

Con todo a su favor, escenario y el mejor ambiente de la noche, han rematado el homenaje a su ciudad con las dos canciones de su repertorio que la llevan por nombre: "Madrid" y "Lady Madrid", haciendo que los asistentes se sintieran orgullosos de sus raíces, tanto los gatos como los de fuera.

Manteniendo un juego de cartas ganadoras han sonado dos de los singles de "Aproximaciones", una versión electrizante de "Margot" y la canción que le da nombre al álbum, además de una no menos efectiva "Por mi tripa".

Algunas de las líneas de "Todo", la siguiente en sonar, han sido un reflejo del estado de los seguidores de Pereza que les han chillado que si no les tienen "revientan".

Las partes instrumentales, más largas que en sus versiones originales, de "Que parezca un accidente" y "Grupies" han dejado claro que sus dos instrumentos juntos suenan a la perfección.

Al grito de "Superjunkies" ha conseguido el público que el dúo del "amigo" Rubén y "el pulpo a feira" Leiva, como se han descrito él uno al otro, volviera a salir a ofrecer unos bises y a exhibirse descamisados, antes de volver a separarse, no sin antes tocar "Señor kiosquero", el reclamado tema del disco "Animales", enseñar el culo y abrazarse.

Ana Aranda Menéndez