Público
Público

"Perfect life" y los sueños rotos de Emily Tang, en el Festival Cines del Sur

EFE

¿Consiste la vida perfecta en alcanzar los sueños? ¿Puede haber vidas perfectas en una China donde el desarrollo económico brutal ha abierto simas sociales? Éstas son las cuestiones que plantea "Perfect life", que Emily Tang ha presentado hoy en la sección oficial del Festival Cines del Sur de Granada.

Mezcla de documental y ficción, Tang ha definido su segundo largometraje como una historia "de lucha y valentía" personalizado en dos mujeres -una de las cuales no es actriz profesional y expone su real y traumático divorcio-, en las que ha pretendido encarnar el pasado y el futuro de su país.

Li Yueying representa el pasado: vive en el Noreste de China y aspira a cambiar sus condiciones económicas y su precaria vida a través de la emigración y el matrimonio, algo por lo que lucha denodadamente.

El futuro toma forma en Jenny y el fracaso de su vida perfecta porque, tras llevar una década afincada en Hong Kong, sufre la ruptura de su matrimonio y el acoso de su ex marido, con el que pelea por la custodia y manutención de sus hijas.

En "Perfect life" opone también las desigualdades territoriales generadas en el gran gigante asiático por su acelerado crecimiento económico, tomando como ejemplos una ciudad del Norte sin expectativas y Shenzhen, la primera zona económica especial reconocida en toda la República Popular y una de las ciudades de más rápido crecimiento del mundo.

Con este estatus pasó de ser región de pescadores a la "fábrica del mundo" al atraer a multinacionales y, con ellas, mano de obra de casi todo el país que esperaba allí alcanzar sus sueños, como Li Yueying.

Aunque Tang ha negado que su visión sea pesimista, lo cierto es que este filme se encuadra en la temática imperante en el actual cine independiente chino: los dramas humanos generados por el fulgurante crecimiento económico narrados con desesperanza sobre lo que el futuro depara al país.

La realizadora, que sitúa su película en "la nueva ola del cine independiente chino" por mezclar realidad y ficción, ha explicado que empezó el rodaje sin tener acabado el guión y que, sobre la marcha, decidió completar su historia con una experiencia real a cuya protagonista captó por internet, lo que quizá explique su aspecto deshilvanado.

Tang se estrenó cinematográficamente con valentía con "Conjugation", en la que daba el protagonismo a los universitarios de la revuelta de Tiananmen, lo que la situó dentro del cine independiente chino que elude la censura gubernamental, se opone a su ideología y está proscrito en las salas estatales.

Para la cineasta, las nuevas tecnologías de rodaje, que abaratan costes, han dado alas a este movimiento, cuyas obras recorren festivales, navegan por internet y se venden en DVD.

La jornada de hoy del Festival Cines del Sur de Granada, en su sección oficial, se completa con la presentación de la sudafricana "Disgrace", dirigida por Steve Jacobs, y el documental brasileño "Garapa", de José Padilha.

Más noticias de Política y Sociedad