Público
Público

"Pesa mucho, pero no lo suelto"

La actriz reconoce estar "muy feliz y emocionada". "Todavía no me lo creo”, asegura

ISABEL PIQUER

 

"Pesa bastante pero no lo suelto". Una radiante Penélope Cruz ha confesasado tras la concesión del Oscar estar "muy feliz y emocionada, todavía no me lo creo”, ha señalado en un breve encuentro con la prensa española después de recibir la estatuilla."He tardado cinco minutos en mirarle a la cara (al Oscar)", ha agregado.

Con el micro en un mano y la estatuilla en la otra, respiraba de alivio. “El momento de la presentación fue precioso (cinco galardonas presentaron las nominadas una por una en un formato nuevo que se estrenó ayer por la noche) pero muy largo, me iba el corazón a mil por hora, cuando Tilda me miró al decir mi nombre pensé que me iba a caer”.

La ceremonia, que no vio entera porque se pasó una hora dando entrevistas, le pareció preciosa, especialmente los números musicales de Hugh Jackman.

Pedro Almodóvar le mandó mails durante toda la semana. “Estaba más nervioso que yo”, ha confesado la madrileña. Sobre Javier Bardem aseguró sentirse ilusionada por ver a dos actores españoles ganar en años consecutivos y por razones obvias. “Los dos empezamos nuestras carreras a la vez en Jamón, Jamon, cuando tenía 16 años y él 21 y es una coincidencia increíble”, ha evocado.

Penélope iba vestida de un traje escotado de color marfil. “Lo vi por primera vez hace ocho años en una tienda y me enamoré de él. Me dije que algún día volvería, es un traje del (modista francés de alta costura) Pierre Balmain que tiene 60 años. La semana pasada volví, el traje me seguía sentando bien y pensé que era una señal”.

Al recoger el Oscar, la actriz tuvo que hacer muchos esfuerzos para no dejarse llevar por la emoción. “Me he tenido que controlar para no llorar, pero cuando he salido he tenido un momento en el pasillo para no parar de llorar, tenía que pasar por eso para seguir la noche, ha sido un momento muy fuerte”, ha confesado.

“Me acuerdo de subir al escenario pero no me acuerdo muy bien de lo que he dicho”, añadió. Y decidió hablar de Alcobendas para marcar el largo camino recorrido. “Alcobendas es un sitio donde pasé mucho tiempo, mi primera casa, el colegio, la escuela de balet. Y no tenía muy claro si lo iba a decir pero quería contar lo que significaba la gala para mí cuando me levantaba a la cinco de la mañana para poder verla, sobre todo desde un sitio donde soñar algo así se veía como una locura, casi imposible de realizar”.

La actriz de Vicky Cristina Barcelona iba a pasar por las fiestas de Hollywood, la primera y más glamorosa, la del Vanity Fair, donde esperaba poder disfrutar del éxito. “Quiero cambiar un vestido porque me apetece bailar”, ha advertido para concluir con una orden: "Muchas gracias ¡y todo el mundo a emborracharse!".

 

El cineasta Pedro Almodóvar ha reconocido a través de un comunicado el "valor de una actriz que se lanza de cabeza y sin paracaídas, con papeles muy arriesgados", en referencia a Penélope Cruz, que anoche se alzó con el Oscar a la mejor intérprete de reparto.

"El Oscar a Penélope es el triunfo del talento, la ambición, la tenacidad, y unas dotes extraordinarias para la comedia", comenta el director manchego, para quien la actriz se ha caracterizado, entre otras cosas, por aceptar "papeles muy arriesgados, a veces sin contar con apoyaturas dramáticas suficientes, como es el caso de la película de Allen, que ella suple con gracia, corazón y carisma".

Almodóvar reconoce además que ha "llorado de alegría al escuchar el nombre de Penélope después del clásico "and the Oscar goes to"", galardón que la española ha recibido por su papel en "Vicky Cristina Barcelona", de Woody Allen.

Más noticias de Política y Sociedad