Público
Público

El petróleo retoma la tendencia alcista y roza ya los 126 dólares por barril

EFE

El precio del petróleo retomó su tendencia alcista en una semana en la que la cotización del barril de crudo llegó a marcas históricas de 126 dólares y en la que la debilidad del dólar y el temor al desabastecimiento siguieron presionando al alza.

La moderación de los precios registrada la pasada semana, apenas si ha dado un breve respiro a un mercado que no ha podido resistir la acumulaciones de tensiones geopolíticas y la depreciación de la moneda estadounidense.

Nigeria siguió siendo una fuente de preocupaciones para los mercados, ante los recortes en la producción en las instalaciones que la petrolera anglo-holandesa Shell opera en el delta del río Níger.

Los ataques de fuerzas rebeldes en este país, el mayor productor africano de "oro negro", amenazan desde hace semanas el normal ritmo de bombeo.

Además, la incertidumbre generada por la negativa de Irán, cuarto productor de crudo del mundo, a aceptar los incentivos económicos ofrecidos por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania, a cambio de que suspenda su programa atómico, añade más nerviosismo al mercado.

El propio ministro de Petróleo iraní, Gholam Hosein Nozari, aseguró el jueves que no descarta que el barril de crudo supere la barrera de los 200 dólares.

Nozari consideró que el debilitamiento del dólar estadounidense "es la principal causa" de la subida de los precios del crudo.

Sin embargo, dijo que "las dificultades de la producción en Nigeria son también una razón más".

Lo cierto, es que la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), a la que pertenece Irán, no se plantea aumentar su oferta actual, de 32 millones de barriles por día, al entender que el precio del crudo no se explica por una escasez de "oro negro" y que los mercados están bien abastecidos.

Aún así, los países consumidores insisten en pedir al cartel petrolero que aumente el bombeo, una exigencia en la que previsiblemente insistirá el presidente George Bush durante la visita que realizará la próxima semana a Arabia Saudí, principal productor del planeta y líder natural de la OPEP.

En este ambiente de tensión, los datos positivos difundidos por el Departamento de Energía (DOE) de Estados Unidos sobre las reservas de crudo no sirvieron para templar los precios.

Según el DOE, las existencias de petróleo alcanzaron 5,7 millones de barriles la semana pasada, muy por encima de lo previsto por los analistas.

El informe del DOE reflejó, por otra parte, que las refinerías de Estados Unidos utilizaron la semana pasada menos capacidad de producción que en la anterior, lo que suele suscitar inquietud acerca de si la producción de combustibles será adecuada para atender la demanda.

Las refinerías operaron al 85 por ciento de capacidad, un 0,4 por ciento menos que en la semana previa, al tiempo que disminuyó la producción de gasolina, según el DOE.

Aún lejos de esa marca de 200 dólares, pero subiendo sin cesar, el barril de crudo Brent, de referencia en Europa, rompió un nuevo máximo al rozar los 126 dólares durante la sesión del viernes en el Intercontinental Exchange Futures de Londres.

Al cierre de la jornada mercantil de ayer, el Brent marcó un nivel de 124,40 dólares por barril, un 8 por ciento por encima de la cotizaciones del viernes anterior.

Por su parte, si el crudo de Texas, referente para Estados Unidos, cerró el martes por encima de los 120 dólares por primera vez en la historia, el viernes rebasaba ya en momentos puntuales los 126 dólares por barril.

Al final de la semana, la cotización del Texas en la Bolsa Mercantil de Nueva York cerró a 125,96 dólares por barril, un 8 por ciento más que la marca registrada hace una semana.

El crudo de la OPEP siguió también esta tendencia alcista y alcanzó el jueves un precio de 116,93, una marca inédita en la historia del grupo petrolero con sede en Viena.

Más noticias de Política y Sociedad