Público
Público

El Picasso más humano pervive en los recuerdos de su amistad con Lucía Bosé y Juan Pardo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un total de setenta obras de Picasso, que el artista regaló a dos de sus amigos, la actriz italiana Lucía Bosé y el cantante español Juan Pardo, se exhiben desde hoy en Cortina d'Ampezo, norte de Italia, en una exposición que aspira a mostrar el lado humano del genial malagueño.

"Un'amicizia ad arte" (Una amistad por el arte) es una muestra que "pretende revelar el lado desconocido y más humano" de Pablo Picasso (1881-1973), explicó a Efe la comisaria de la exposición, Serena Sbaccaglini, que desde hace tres años trabaja en este proyecto.

La mayoría de las obras del creador del cubismo, 36 cerámicas, dibujos, litografías, collages y grabados, pertenecen a la colección privada de Bosé, que estuvo casada con el torero Luis Miguel Dominguín (1925-1996), también amigo del pintor malagueño.

Todas ellas fueron realizadas entre 1955 y 1959 y están dedicadas a la actriz o al torero y también a sus tres hijos, entre los que está el cantante Miguel Bosé que era un niño cuando conoció a Picasso.

Las piezas que pertenecen a Juan Pardo, se presentan por primera vez al público a petición de Lucía Bosé, explicó Sbaccaglini, quien subrayó que son "maravillosas" y con un estilo "totalmente distinto" a las de la colección de la actriz.

La única carátula de discos que diseñó Picasso pertenece al álbum "Anduriña" (1970) del dúo Juan y Júnior del que formó parte Pardo. Se ve el dibujo de una paloma y el título del disco y está dedicado por Picasso al cantante.

Otras obras únicas del pintor son una cajetilla de cigarrillos, decorada por Picasso y que contiene la dedicatoria "para mi amigo Juan Pardo", además de la ilustración de la nana "Bien duerme" que el compositor creo para el artista plástico.

La exposición, que se podrá ver hasta el 28 de enero, mostrará en primicia el dibujo de una serie de desnudos femeninos que Picasso realizó en 1953 y regaló con dedicatoria al compositor gallego en 1970.

Además se podrá ver un retrato rápido de Juan Pardo, en el que éste lleva un gran sombrero, creado por el pintor, y dos cerámicas: una de las cuales muestra a dos bailarinas y la otra a un pequeño pájaro.

"Desgraciadamente el pintor es descrito en los libros de sus hijos y esposas como una persona egoísta y cruel, y sin embargo Lucía Bosé siempre defendió su lado humano como verdadero amigo, generoso y disponible", destacó la comisaria de la exposición.

Picasso "hospedaba a sus amigos a menudo y compartía con ellos pasiones" como la de la tauromaquia con Dominguín y la de la música con Pardo, abundó la comisaria.

Más noticias en Política y Sociedad