Público
Público

Piden calma a los filipinos atemorizados por el descenso de las existencias de arroz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades de Filipinas pidieron hoy calma a la población, después de que los agricultores avisaran de que las existencias de arroz en el país han descendido a raíz de la escalada de los precios en el mercado internacional,

El jefe de relaciones de la Autoridad Nacional Alimentaria, Rex Estoperez, declaró a radio dzBB, que el "pánico sólo conseguirá elevar el precio del arroz", y aseguró que los graneros estatales almacenan suficientes existencias para abastecer a los ciudadanos durante los próximos 57 días.

Los cerca de 90 millones de habitantes de Filipinas consumen a diario 33.000 toneladas del cereal, por lo que para responder a esa demanda el Gobierno de Manila, que echa mano a las arcas del Estado para subsidiar su venta al público, se verá obligado este año a importar al menos 1,8 millones de toneladas.

La Asociación Nacional de Agricultores Arroceros señaló que el "limitado suministro" de grano que actualmente existe, puede llevar a que se duplique su precio en el mercado interno, donde actualmente un kilo cuesta aproximadamente 25 pesos (0,60 centavos de dólar, 0,38 céntimos de euro).

La presidenta del Comité de Asuntos Económicos del Senado, Loren Lagarda, advirtió el pasado lunes que la carencia de arroz, alimento básico de la población de Filipinas, "espoleará disturbios sociales y la inestabilidad política".

La subida de los precios del arroz en el mercado internacional está causada por la creciente demanda, el aumento del precio de los combustibles, los efectos del cambio climático y la gradual desaparición de los arrozales en los países de Asia.

Para evitar la falta de suministro, el Gobierno Filipinas tiene previsto firmar esta semana un contrato con Vietnam para la compra de un millón de toneladas de arroz, según señaló el secretario filipino de Agricultura, Artur Yap.

El precio del cereal de máxima calidad producido en Tailandia, principal exportador mundial, está en unos 900 dólares la tonelada, y según los exportadores de ese país, llegará a los 1.000 dólares el próximo junio.