Público
Público

Los pilotos de Air France amenazan con no volar hasta que se cambien los sensores de velocidad

Es una de las posibles causas del accidente que se produjo en aguas del Atlántico el pasado día 1

ANDRÉS PÉREZ

El sindicato de Pilotos ALTER, tercero en importancia en Air France, aconsejó ayer al personal de vuelo de la compañía que se niegue a volar a bordo de los Airbus 330 y los Airbus 340 cuyas sondas captoras de velocidad no hayan sido reemplazadas.

"Rehusad todos los vuelos en A330 y A340 que no tengan al menos dos sondas Pitot modificadas", exhortó el sindicato en un comunicado, en referencia a las sondas detectoras de velocidad defectuosas que, según las primeras pistas, podrían guardar relación con las causas de la tragedia del vuelo Río-París hace ocho días.

"La compañía ha dicho que va cambiar los sensores en las próximas semanas. Nosotros queremos proteger a nuestras tripulaciones y pasajeros, por lo que no podemos esperar ese plazo", dijo el delegado sindical Christiphe Presentier en la emisora France Info. Por ello, el sindicato aseguró que ha pedido a sus miembros "que no salgan en vuelo si el aparato no tiene al menos dos de los tres sensores modificados". Presentier afirmó que se trata de "una medida de precaución" mientras se investiga la posibilidad de que un fallo en esos sensores provocara el accidente del Airbus A330 que volaba desde Río de Janeiro a París.

Las sondas Pitot se convirtieron este fin de semana en un elemento sensible de la investigación francesa sobre la tragedia que costó 228 vidas. Entre las 24 señales automáticas transmitidas por el avión antes de desaparecer, una de ellas señalaba que ese detector estaba enviando señales equivocadas a la tripulación.

El Buró de Investigación y Análisis (BEA) de la aviación civil francesa confirmó este fin de semana que el vuelo AF447 había tenido problemas con su piloto automático y sus sensores de velocidad, según los mensajes automáticos ACARS enviados antes de la desaparición.

Un portavoz de la compañía Air France indicó ayer que "con fecha del 8 de junio, toda la flota de A330 y A340 de la compañía" dispone de "al menos una sonda Pitot de nueva generación".

No obstante, sólo nueve de esos aparatos reconoció cuenta con al menos dos de esas nuevas sondas, tal y como exige el sindicato de pilotos ALTER para volar.

En total, Air France tiene 15 aviones A330 y más de 20 unidades A340.

Los pilotos de Iberia no ven, en principio, problema para volar en un Airbus 330 o 340 por el supuesto fallo de los sensores de velocidad porque el equipamiento de sus modelos es diferente al del avión de Air France, explican fuentes del sindicato de pilotos, Sepla, informa Susana R. Arenes. En el caso del Airbus de Air France, se trata de un modelo con sensores instalados por la empresa tecnológica Thales, pero cada aerolínea elige la equipación de los aviones que compra. Los A-340 de Iberia cuentan con tecnología de Goodrich, explican fuentes de los pilotos.

Por ese motivo, Iberia no espera la circular que ya recibió Air France con las directrices del fabricante Airbus sobre un eventual cambio de sondas, que Air Europa tampoco ha recibido.

Por otro lado, el Gobierno francés nombró a un embajador especial, el alto funcionario Pierre Jean Vandoorne, para encargarse de la asistencia a las familias de los 228 pasajeros, de 32 nacionalidades diferentes, aunque la mayoría eran franceses y brasileños.

ALEJANDRA GALÁN

EEUU anunció ayer que enviará dos sofisticados dispositivos de escucha submarina para colaborar con la búsqueda de las cajas negras del Airbus de Air France, desaparecido el 31 de mayo. Los instrumentos estadounidenses pueden detectar señales a una profundidad de hasta 6.100 metros, según el Pentágono.

El tiempo apremia, pues las cajas negras, si no se destruyeron en el accidente, están programadas para emitir señales durante treinta días. Su localización es indispensable para esclarecer las causas del accidente.

Estos artefactos acústicos de EEUU se suman a las 14 aeronaves y seis navíos que trabajan a destajo en la zona del siniestro. Las mejoría meteorológica facilitó ayer el rastreo. A lo largo de la jornada, las fuerzas aéreas brasileñas localizaron nuevos objetos desprendidos del aparato accidentado.

Sin embargo, ante la expectación surgida por la recuperación de los primeros cadáveres, el Ejército brasileño aclaró ayer que son 16 y no 17, los cuerpos rescatados. Hoy comenzarán las labores de identificación en un centro forense de Recife. El presidente Lula reiteró que Brasil hará cuanto sea posible para encontrar todos los cuerpos.

Más noticias de Política y Sociedad