Público
Público

Los planes anticrisis no deben cuestionar la Estrategia de Lisboa, según la OCDE

EFE

La crisis ha supuesto un parón a las reformas liberalizadoras de la Estrategia de Lisboa en la Unión Europea, según la OCDE, que advierte de que los programas públicos deben evitar nuevas formas de proteccionismo que amenazarían la recuperación más tarde.

"Conviene evitar que esas acciones públicas comprometan las perspectivas de una recuperación ulterior o amenacen el mercado único", señala en un informe dedicado a la UE divulgado hoy por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El panorama de entrada es bastante negro, con un Producto Interior Bruto (PIB) que caerá este año en torno al 4% en el conjunto de los 27 países miembros, "la peor recesión de la posguerra en Europa, recuerda la organización.

Una recesión que va a continuar en muchos de esos Estados, con caídas acumuladas del PIB en el periodo 2009-2010 que serán de más del 14% en Estonia, del 11% en Irlanda, del 8% en Hungría, del 6% en Alemania y de alrededor del 5% en Suecia, Holanda, España, Italia o Eslovenia.

La crisis además ha parado las reformas que se venían haciendo en el marco de la Estrategia de Lisboa, y que habían ayudado a la Unión -aunque con resultados dispares entre sus miembros- a mejorar su resistencia, advierte la OCDE.

Los autores del estudio reconocen la utilidad de los planes de estímulo estatales para afrontar la crisis, que van a aportar con sus presupuestos este año y el próximo el equivalente del 1,8% de su PIB, pero advirtió de que también han disminuido el margen de acción por la situación de las finanzas públicas.

Por eso insisten en que "la Comisión Europea debe velar" para que esas ayudas se retiren rápidamente "en el momento oportuno desde la recuperación de la economía", y evitar que "comprometan las perspectivas de una recuperación ulterior o amenacen el mercado único".

Las prioridades en este contexto son "reforzar el resultado en el frente de la innovación, consolidar el mercado único, realizar la transición a una economía sobria en carbono (CO2) y abrir más los mercados europeos al resto del mundo".

A juicio de la OCDE, la situación actual con planes masivos de inversión "ofrece la ocasión de facilitar algunas reformas estructurales útiles", como la configuración de redes de banda ancha, o el desarrollo de tecnologías poco contaminantes que estimulan la actividad a corto plazo y serán beneficiosas a la larga.

"La crisis actual ya ha supuesto el lanzamiento de reformas ambiciosas destinadas a paliar las lagunas del sistema financiero que, si se realizan efectivamente y se aplican deberían asentar las perspectivas de crecimiento a largo plazo", indicó el secretario general, Ángel Gurría.

En el terreno de la innovación, la OCDE no está convencida de la utilidad de mantener el objetivo de elevar la inversión en investigación y desarrollo hasta el 3% del PIB, y considera más importante fijar las prioridades entre las diferentes iniciativas y cuantificar mejor la importancia de cada una.

También estima "importante poner en marcha un mercado laboral totalmente integrado para los investigadores, una patente comunitaria y un sistema unificado de reglamento de litigios".

El conocido como el "Club de los países desarrollados" apuesta por una "carta azul europea" que simplifique los procedimientos para los inmigrantes altamente cualificados y les dé un permiso de residencia permanente.

En el terreno del mercado único, subraya que "hay que ir mucho más lejos", sobre todo en los servicios y en algunas industrias de red (como la electricidad y el gas) dado que muchas directivas que le conciernen no se han transpuesto integralmente (el 6% a finales de 2008) y hay muchas infracciones (1.200 en esa fecha).

La OCDE, que pone el acento en el interés de la UE por una mayor liberalización del comercio mundial, considera que la mejor forma de lograr en Europa una economía con menos contaminación de CO2 es generalizar a todos los sectores -transporte incluido- el sistema de intercambio de cuotas de emisión.

Más noticias de Política y Sociedad