Público
Público

"Plenamente satisfecho" con la campaña, el PSOE se aplicará en atraer a los indecisos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PSOE se siente "plenamente satisfecho" con la marcha de la campaña electoral y cree que no ha cometido errores, por lo que dedicará los cuatro días que quedan hasta el cierre a intentar convertir en votos el "deseo mayoritario" que intuye en la sociedad de que gane José Luis Rodríguez Zapatero.

Así lo ha explicado el secretario de Organización del partido, José Blanco, quien cree que puede darse una alta participación en las urnas este domingo y basa su argumento en el incremento del voto por correo (más del 30 por ciento superior a 2004) y en la gran afluencia de simpatizantes a los actos del partido, unas cifras de asistencia que sólo son superadas -dice- por la campaña de 1982.

Blanco se ha mostrado satisfecho de la marcha de la campaña, cree que el PSOE no ha cometido errores y que ha acertado "plenamente" en los objetivos, y afirma que, por el contrario, ha quedado demostrada la estrategia del PP de intentar provocar miedo y de buscar la abstención, confirmado por las declaraciones del responsable de Comunicación de ese partido, Gabriel Elorriaga.

A juicio de Blanco, durante la campaña se ha logrado el objetivo de que los ciudadanos pudieran contrastar entre dos proyectos, dos formas de gobernar, y eso se ha visto en los tres debates celebrados en televisión, que en su opinión se han traducido en un aumento de la confianza de los ciudadanos en el PSOE

Así, en el primero de ellos -el que mantuvieron Pedro Solbes y Manuel Pizarro- se logró romper con la estrategia "catastrofista" del PP sobre la economía y se visualizó que no hay una alternativa económica desde el PP, ni en proyecto ni en personas.

De esta forma, y tras romper este eje de la estrategia popular, los dos debates entre Zapatero y Mariano Rajoy han servido para dejar patente que el líder del PP no ha sido capaz de salir de los cuatro años de oposición que ha protagonizado y que sigue encasillado en el pasado.

En este sentido, para Blanco, la campaña ha hecho que la imagen de cierta moderación y de lanzamiento de propuestas que intentaba vender el PP durante la precampaña, ahora se haya diluido.

Zapatero, en cambio, demostró su ambición de mejoras y su proyecto político, mientras que el PP es "cualquier cosa menos una perspectiva estimulante de futuro".

Blanco ha criticado la utilización del PP del terrorismo y ha deplorado su discurso de que ETA estaba debilitada cuando gobernaban los populares y fortalecida en esta legislatura.

Por eso ha justificado que ayer en el debate Zapatero comparara el número de víctimas, igual que podría haber hablado de detenciones o de número de atentados, asegura.

No obstante, y a pesar de este balance triunfalista, el dirigente socialista insiste en que el deseo mayoritario que perciben en la sociedad de que gane Zapatero no se ha traducido en votos en sus tracking diarios (aunque sí tienen claro que ganará Zapatero, lo que se juega es la amplitud de su victoria, según dice).

Así, los cuatro días que quedan de campaña van a dirigir sus mensajes a dos grupos de indecisos: por un lado, a aquellos que queriendo un Gobierno socialista se decantan por votar a otras fuerzas de izquierdas o nacionalistas, y por otro lado al votante situado en el centro, que duda entre el PP y el PSOE.