Público
Público

La policía carga violentamente contra los manifestantes en Irán

Mientras se producían los distrubios en Teherán, un terrorista suicida ha herido a ocho personas cerca del mausoleo a Jomeini

PÚBLICO.ES/EFE

La Policía iraní se ha empleado con dureza para impedir una marcha convocada en el centro de Teherán para protestar contra el resultado de las elecciones presidenciales del 12 de junio.

Según testigos presenciales, agentes antidisturbios recurrieron a cañones de agua y gases lacrimógenos para dispersar a miles de personas que trataban de concentrarse en la emblemática calle Enguelab, pese a las advertencias del líder supremo de la Revolución, el ayatolá Ali Jameneí.

La máxima autoridad de Irán exigió el viernes a los líderes de la oposición que pusieran fin, de forma inmediata, a las concentraciones o serían los responsables directos de un 'baño de sangre'.

Los principales representantes reformistas pidieron esta misma mañana a sus seguidores que se reunieran en el centro de Teherán, tomado por cientos de antidisturbios y milicianos islámicos 'Basij', afines al régimen, que iban armados y con cascos similares a los de la policía.

Aún así, miles de iraníes desafiaron la advertencia y trataron de acercarse a la zona para proseguir con las protestas que iniciaron hace una semana. 'Ha habido muchas personas arrestadas. A muchas se les han quitado los teléfonos móviles que utilizaban para grabar' ha explicado otro de los testigos.

Coincidiendo con estos hechos se ha producido la muerte de un terrorista suicida, que hizo estallar cerca del mausoleo del imán Jomeini, en el sur de Teherán, una carga explosiva que ha causado heridas a ocho personas.

El líder de la oposición, Mir Husein Musaví, ha anunciado que dará un comunicado en breve, pero algunos de sus ayudantes ya han adelantado que el ex primer ministro no ha convocado la marcha de este sábado.

La Asociación de Clérigos había enviado el pasado jueves un requerimiento al Gobernador de Teherán, Morteza Tamadone, para que autorizara la marcha, petición que rechazó. Este sábado, en un comunicado divulgado por la televisión nacional, la plataforma, a la que pertenece el ex presidente Mohamad Jatamí, asegura que 'al carecer de la autorización requerida, la marcha no tendrá lugar'.

La suspensión se produce 24 horas después de que Jameneí exigiera tajantemente a la oposición que ponga fin de forma inmediata a las movilizaciones en las calles y advirtiera a los líderes de la oposición de que serían responsables directos si se producía 'un baño de sangre'.

También en esta agitada mañana de sábado, el subdirector de la Policía Nacional iraní, Ahmad Reza Radan, volvió a recordar que la manifestación era ilegal y que las fuerzas de Seguridad actuarían en consecuencia. 'Debo recalcar que todas las protestas habidas en los días previos han sido ilegales y que la de hoy también lo es. La Policía actuará con firmeza y determinación', dijo Radan, a quien cita la agencia de noticias local Fars.

Mientras la situación en las calles es tensa, el proceso jurídico parece avanzar.

Los tres candidatos derrotados fueron convocados a una reunión extraordinaria del Consejo de Guardianes para analizar las 646 quejas formales que han elevado por presuntas irregularidades en las elecciones presidenciales del 12 de junio.

El portavoz del Consejo de Guardianes, Abas Ali Kadkhodaei, ha explicado que los candidatos han sido citados para que 'expresen su opinión y eleven sus quejas en presencia de los doce miembros del Consejo antes de la decisión final'.

Tras la reunión se ha anunciado la disposición del Consejo a recontar el 10% de los votos 'de forma alteatoria' y en presencia de los candidatos del 12-J, tal y como ha explicado la televisión estatal. Los resultados definitivos se conocerán el próximo miércoles.

El citado órgano se ha mostrado dispuesto a recontar de forma parcial las urnas que estén sujetas a polémicas, aunque parece muy poco probable que atienda la principal demanda de la oposición, que es la repetición de los comicios.

En este sentido, Kadkhodaei anuncio la noche del viernes que el Consejo de guardianes -integrado por seis clérigos y seis juristas- ya ha comenzado a examinar algunas de las quejas presentadas por los reformistas Mir Husein Musaví y Mehdi Karrubí, y el conservador Mohsen Rezaeí.

Entre ellas, afirmó, examina el sellado defectuoso de algunas urnas, la ausencia de papeletas en muchos colegios electorales, la compra de votos o el itinerario de algunas de las trece mil urnas volantes que viajaron por las áreas rurales, en las que cimentó su triunfo Ahmadineyad.

Aún así, parece poco probable que el proceso cambie la situación o convenza a la oposición, que exige la repetición de los comicios. Jameneí, que elige a los seis clérigos que junto a seis juristas integran el consejo, insistió en que no ha habido fraude y refrendó la victoria de Ahmadineyad.

En los treinta años de existencia, el Consejo de Guardianes nunca ha anulado un proceso electoral.

Más noticias