Público
Público

La Policía detiene a una veintena de periodistas en la sede de un diario pro Musaví

EFE

La Policía iraní ha detenido a una veintena de personas en la sede del diario "Kalameh", favorable al candidato derrotado Mir Husein Musaví, informaron hoy a Efe fuentes de su plataforma.

"En el momento en que irrumpió la Policía había alrededor de veinte personas. Cinco eran administrativos y el resto periodistas", afirmó la fuente, que prefirió no identificarse.

Según la misma, la redacción, ubicada en un edificio de la céntrica plaza de Haft-e Tir, ya no estaba en funcionamiento pero aún era utilizada como centro de reunión.

La Policía iraní anunció, sin embargo, que había desmantelado el cuartel general de los "saboteadores", ubicado en un edificio de la plaza Haft-e Tir "utilizado como base de campaña por uno de los candidatos presidenciales" derrotados el 12 de junio.

"Tras registrar el edificio, que utilizaba la campaña de uno de los candidatos, se descubrió que se realizaban reuniones ilegales, se promovían los disturbios, y se trabajaba para minar la seguridad del país", explicó en un comunicado divulgado a través de la agencia oficial de noticias estatal Irna.

La nota no aclaraba de qué aspirante se trataba, pero la televisión estatal en inglés PressTV aseguró que el edificio acogía varias oficinas de Musaví.

PressTV detalló, asimismo, que en el citado lugar se han encontrado indicios que prueban la implicación de "elementos extranjeros en planificación de los disturbios pos electorales".

Desde que el pasado 13 de junio se conocieran los resultados de las elecciones presidenciales, Irán es escenario de multitudinarias protestas de la oposición que denuncia un supuesto fraude masivo en favor del actual presidente, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad.

Las marchas han sido reprimidas con dureza por la Policía y grupos de milicianos voluntarios islámicos "Basij", que han tomado Teherán.

En los enfrentamientos, han muerto al menos una veintena de personas, según cifras oficiales.

Las protestas han sido promovidas por dos de los candidatos reformistas derrotados, Musavi y Mehdi Karrubi, a los que no se ha vuelto a ver en público desde que el pasado viernes el líder supremo de la Revolución, Ali Jameneí, les exigiera poner fin de manera inmediata a las protestas.

El régimen iraní ha culpado, no obstante, a países occidentales, en especial a Estados Unidos y el Reino Unido, de estar detrás de los disturbios Y de tratar de promover lo que denomina "una revolución de terciopelo".

Más noticias de Política y Sociedad