Público
Público

La Policía examina el coche de los dos etarras arrestados al este de Francia

EFE

Asier Eceiza, descrito como uno de los responsables del aparato militar de ETA, y la también etarra Olga Comes, detenidos ayer al este de Francia tras un accidente de tráfico, guardaban silencio hoy ante la Policía, cuyos expertos analizaban el coche robado en el que viajaban en busca de indicios.

Los dos etarras fueron arrestados ayer por la Gendarmería francesa en la localidad de Arceau, después de que se dieran a la fuga tras protagonizar un accidente de tráfico, y siguen hoy bajo arresto en la comisaría de la vecina ciudad de Dijon.

"No hablan", dijeron a Efe fuentes próximas a la investigación.

El Citroen C4 en el que viajaban fue robado el mes pasado en el departamento sureño de Drôme y llevaba matrículas falsas.

En el vehículo, la policía ha encontrado un revólver, juegos de matrículas falsas y herramientas para robar coches, así como documentación de ETA, señalaron las fuentes.

Pero no había explosivos, ni listas de objetivos potenciales, ni tampoco ordenadores u otros materiales informáticos, agregaron.

Aceiza se identificó "espontáneamente" como miembro de ETA, dijo un gendarme, que señaló que el arresto transcurrió con "mucha calma".

Los dos etarras llevaban varios juegos de documentación falsa, española y francesa, y algo de dinero en efectivo, pero no tenían llaves en su poder, indicaron las fuentes.

Los investigadores desconocen por ahora dónde se alojaban y si se dirigían a alguna cita.

Las fuentes insistieron en que no eran seguidos por agentes policiales cuando chocaron con otro vehículo, contrariamente a lo que indican algunas informaciones periodísticos.

La propia ministra francesa de Interior, Michèle Alliot-Marie, dijo hoy por televisión que su captura fue una casualidad.

Tras señalar que se trata del vigésimo quinto arresto de miembros de ETA desde comienzos de año, la ministra dijo en "TF1" que ciertas detenciones son fruto de "informaciones y seguimientos", mientras otros ocurren como consecuencia de la "reactividad" de las fuerzas del orden ante "un acontecimiento que no estaba previsto".

El de ayer, fruto de "la casualidad", ha permitido a los gendarmes hacer "una operación muy hermosa", se felicitó Alliot-Marie en "France 3".

El viernes por la noche, en un comunicado, la ministra había rendido homenaje a la "reactividad" de los gendarmes al felicitarse por el arresto de los dos etarras.

En la nota se precisaba que Aceiza es "un responsable del aparato militar" de ETA y que era "buscado activamente", al estar entre seis activistas de la banda cuyas fotografías aparecen en carteles difundidos a comienzos de año en comisarías, gendarmerías y locales de aduanas y aeropuertos de Francia.

Agentes de la Subdirección Antiterrorista (SDAT), que está al frente de la investigación junto a la policía judicial de Dijon, se trasladaron ayer de París a Dijon para hacerse cargo del interrogatorio de los dos etarras y de las pesquisas.

Aceiza, de 30 años, es considerado por fuentes de la lucha antiterrorista española como un lugarteniente del jefe de los comandos de ETA, Garikoitz Aspiazu, "Txeroki", mientras que Comes podría haber participado en los seguimientos a un concejal socialista vasco al que la banda planeó secuestrar y asesinar.

Más noticias de Política y Sociedad