Público
Público

Porta muestra la afinidad de Hollywood con el pueblo republicano castigado por Franco

EFE

La mayor parte de los actores de la meca del cine estaban a favor de la República y en contra del castigo perpetrado por Francisco Franco tras el levantamiento nacional que provocó la Guerra Civil Española, según relata el director Oriol Porta en el documental "Hollywood contra Franco".

La 53 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), dentro del ciclo "Tiempo de historia", ha estrenado hoy esta película, en la que actores como Arthur Laurents y Susan Sarandon ponen de manifiesto la posición contraria que la todavía joven industria cinematográfica americana tuvo hacia la insurrección del bando nacional en la contienda española entre 1936 y 1939.

"A pesar de la Torre de Marfil y del aislamiento de los artistas, la mayoría de ellos eran conscientes de lo que ocurría en el mundo", ha explicado a EFE el cineasta Oriol Porta, quien ha asegurado que la mayoría de ellos estaba a favor del bando "débil", al considerar al pueblo español "traicionado por su ejército".

El documental intenta contrastar dos de los acontecimientos históricos del siglo XX: el conflicto español y el inicio de la edad de oro de Hoollywood, donde se empezó a vislumbrar un debate en torno a "ese pueblo castigado" y por el que gran parte de la sociedad americana sentía simpatía, según Porta.

Para el actor Arthur Laurents (Brooklyn, 1918), que entró en la década de los 50 en la lista negra de la caza de brujas contra el comunismo, el conflicto español "despertó a Hollywood y al mundo" y les dejó una herida abierta, según relata en la película.

Por su parte, la aparición de Susan Sarandon responde a su papel como "toma de testigo de los artistas comprometidos de aquella época", ha aclarado Porta, tras señalar la buena receptividad de los entrevistados, entre los que se encuentran otros como el productor Walter Bernstein y el escritor Patrick MacGillighan.

Sin embargo, la distancia entre la posición antifascista y una posible ayuda al Gobierno español contra las tropas franquistas no podía ser más grande, ya que "en Estados Unidos salieron escaldados de la primera Guerra Mundial", afirma Porta, por lo que "de sentir simpatía a tomar las armas había un trecho".

Entre 1936 y 1945, la meca del cine produjo en torno a 50 películas con grandes referencias al conflicto civil, como "Por quién doblan las campanas" (1943), de Sam Wood y basada en la obra homónima de Ernest Hemingway, así como otras con pequeños guiños, como "Casablanca" (1942), de Michael Curtiz.

Según Porta, con la llegada de la Guerra Fría y la consecuente "caza de brujas", las opiniones empezaron a cambiar, también en la industria del cine, por lo que los que "antes eran buenos pasaban a ser malos".

Así, en "Las nieves del Kilimanjaro", de Henry King, durante quince minutos, que se contextualizan en la guerra de España, se hace ver a los republicanos como "los malos" en la etapa anterior a la contienda.

El primer proyecto como director de Oriol Porta comenzó hace ocho años con la pretensión de mezclar "lo local con lo internacional" y cuando todavía no se hablaba del concepto de memoria histórica, subraya el director, cuya intención sólo es la de hablar de una historia que "no se contó o se contó mal".

"No me han acusado de reabrir heridas, pero porque todavía no han cicatrizado, y si no, que se lo digan a quien tiene a alguien en una fosa común", ha sentenciado Porta, para concluir que "quien tenga sus heridas cicatrizadas, que no le de tanta importancia a estos temas".

Más noticias de Política y Sociedad