Público
Público

El PP amenaza con la ruptura del pacto contra ETA si los jueces legalizan Bildu

Cospedal alerta de que el acuerdo con el PSOE estará "en peligro" si la coalición abertzale está presente el 22-M

Y. GONZÁLEZ

El PP no parece dispuesto a bajar el tono de sus acusaciones al Gobierno en materia de política antiterrorista. Hasta el punto de que, en las últimas semanas, destacados dirigentes conservadores han coqueteado con la posibilidad de una ruptura del Acuerdo por las Libertades y Contra el Terrorismo que suscribieron con los socialistas. La número dos de Mariano Rajoy fue este domingo bastante contundente con este argumento elevándolo a la categoría de amenaza. Mientras, los socialistas siguieron demandando apoyo para conseguir el fin de ETA.

En una entrevista concedida a Europa Press María Dolores de Cospedal avisó al Gobierno de que el Pacto Antiterrorista estará "en peligro" si Bildu logra colarse en los comicios. "Quien pondría en peligro el Pacto Antiterrorista si se hiciera algo en contra del Pacto Antiterrorista sería el PSOE. Nosotros nunca vamos a hacer nada en contra del Pacto Antiterrorista", nunca", precisó.

La secretaria general de los conservadores, abogada del Estado, pasó por alto que son los tribunales, y no el Ejecutivo, los que tienen que decidir. Pese a estos detalles, advirtió de que su formación va a estar "muy vigilante" para que no se produzca la vuelta de ETA a las instituciones.

"Si el Gobierno hiciera todo lo que está en su mano, no tendrían por qué colarse en las elecciones", volvió a insistir pese a que, en privado, destacados dirigentes del partido reconocen que desde el nacimiento de Sortu y de Bildu el Ejecutivo les ha mostrado su compromiso de hacer todo lo posible para que la izquierda abertzale ilegalizada no esté presente en las urnas.

Una vez puestas sobre la mesa todas estas advertencias, la secretaria general del PP recordó que su formación apoya al Gobierno en política antiterrorista desde que "cambió de criterio y tiene la derrota de ETA como su objetivo".

Con estas declaraciones, sorprende que la dirigente conservadora ponga sobre la mesa la posibilidad de que el pacto entre en "peligro". ¿Cómo se explica la contradicción? La propia Cospedal lo deja entrever: "Estamos vigilantes porque es nuestra responsabilidad y porque el PP siempre ha tenido una cosa clara, que ETA no puede estar ni en las elecciones ni en las instituciones".

En el principal partido de la oposición insisten en que el apoyo al Gobierno en materia antiterrorista no es óbice para que estén "vigilantes". "Es la estrategia del apretar pero no ahogar", resumen en el entorno de Rajoy.

No obstante, esta estrategia ha dejado al descubierto algunas fisuras, como la foto resultante de la última manifestación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT). La cúpula del partido, con la excepción de Rajoy, acudió a una marcha en la que el objetivo inicial, el de demandar la exclusión de los terroristas en las urnas, quedó deslucido por los ataques al presidente del Gobierno y al ministro del Interior, Alfredo PérezRubalcaba.

"Es un ejercicio de equilibrio: una de cal y otra de arena. No disgustar a los votantes más moderados ni expulsar a los que nos piden mano dura contra el Gobierno", resume un dirigente regional.

Cospedal se decantó por no contestar a la pregunta de si se fía o no de que el Gobierno vaya a impedir la presencia de Bildu el 22-M. "No es una cuestión de fiarse o no fiarse sino de comprobar que de verdad se hacen las cosas que se tienen que hacer".

Tanto el ex ministro del Interior Ángel Acebes como el expresidente José María Aznar se mostraron partidarios hace unos días de que la fórmula para que esta formación no esté presente en las urnas es la de ilegalizar la coalición. Esto implicaría la ilegalización de EA y Alternatiba. Preguntada por la vía que debe escogerse, la número dos del PP mantuvo que es también el Gobierno el que debe tomar la decisión. "Hay que utilizar todos los medios posibles", insistió. Estos medios pasan por la impugnación de todas las candidaturas o por la ilegalización de la coalición.

A juicio de la mano derecha de Rajoy es el Gobierno el que debe hacer "todas las averiguaciones" puesto que dispone de toda la información que le proporcionan, entre otros, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Sobre la fuga del etarra Antonio Troitiño tras su puesta en libertad, Cospedal criticó que el Ministerio Público tardase tanto en actual. "No se entiende cómo se ha tardado tanto en actuar por la Fiscalía. Hay muchas personas que no entendemos cómo se ha tardado tanto en actuar por todos aquellos responsables de esta decisión o de tomar la iniciativa para revocar esta decisión". Una observación de la que no excluyó al Gobierno.

La excarcelación se produjo el pasado día 13 y al día siguiente, el fiscal Carlos Bautista presentó el recurso de súplica con el que finalmente se revocó la puesta en libertad del terrorista.

En respuesta a las acusaciones del PP al Gobierno sobre la gestión del caso Troitiño, el ministro de Justicia sostuvo hoy que Interior "no podría hacer más de lo que efectivamente ha hecho" para evitar laexcarcelación.

En declaraciones a los medios en Ribeira (A Coruña), donde acudió a un acto de partido, Francisco Caamaño, puso a los conservadores frente a sus contradicciones. "Es muy claro, bastaba oír al señor Rajoy el día que otro terrorista fue puesto en libertad por los tribunales en alusión a la fuga de Josu Ternera en noviembre de 2002 para saber perfectamente que el Ministerio del Interior no podía hacer más".

Mientras, Jaime Mayor Oreja, portavoz del PP en el Parlamento Europeo, sigue encabezando la línea más dura de los conservadores en política antiterrorista. Hoy, en una entrevista a Onda Cero se mostró convencido de que "ETA prefiere un proyecto de una España patas arriba como lo está haciendo Zapatero" antes que los de la formación a la que él representa.

Una vez más, aprovechó para reafirmarse en su tesis de un pacto entre ETA y el Gobierno. Al igual que sugieren los Cuadernos de pensamiento político de FAES en su último editorial. "De nuevo asoma la enraizada y tozuda querencia socialista por la negociación con ETA y de nuevo aparece la vieja y falsa idea de que la legalización de su rama política ayudará a la desaparición de su rama armada", reza la publicación de la fundación presidida por Aznar.

Carlos Floriano, secretario de Comunicación del PP evitó este domingo desautorizar las declaraciones de Mayor Oreja en una entrevista en la Ser. Y prefirió insistir en que hay "armas legales" que habrían evitado la fuga de Troitiño.

Por segundo día consecutivo, el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, censuró la actitud del principal partido de la oposición. En el transcurso de un acto de partido en O Páramo (Lugo), criticó que el PP utilice permanentemente "el terrorismo para atacar al Gobierno de España". En este sentido, demandó a Rajoy que apoye al Gobierno para acabar "de una vez por todas con ETA".

Por su parte, la secretaria de Política Internacional del PSOE , Elena Valenciano, acusó al PP de "dar oxígeno a ETA ahora que están asfixiados". En una entrevista a la Cadena Ser consideró que esta actitud es contraria al Pacto Antiterrorista suscrito entre ambos partidos.

Más noticias de Política y Sociedad