Público
Público

El PP, que comparó Andalucía con Etiopía, patrocina con CiU un fondo para los niños catalanes malnutridos

Mientras el PP andaluz critica con dureza a la Junta por repartir comida entre los escolares, el portavoz de los conservadores en el Ayuntamiento de Barceloba reconoce que "hay un escalón que va más allá de la malnutrici&oacut

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En una época en el que los recortes son el pan nuestro de cada día, en los que comunidades autónomas como la de Madrid han limitado las becas escolares para el comedor, la malnutrición infantil se ha convertido en uno de los efectos más perversos y lamentables de una crisis que avanza desbocada hacia su sexto año de existencia.

Ante esta cruda realidad —en España miles de niños pasan hambre: acuden al colegio sin desayunar y sin apenas haber cenado el día anterior— dos noticias que han ocurrido esta misma semana han puesto en evidencia al PP y su doble discurso, capaz de criticar con dureza a la Junta de Andalucía por empezar a repartir desayunos y meriendas a menores en riesgo de exclusión social y al mismo tiempo pactar con CiU en el Ayuntamiento de Barcelona la creación con carácter de urgencia de una partida de un millón de euros para ofrecer becas de merienda y cena a los miles de escolares de la ciudad que, según un informe de los servicios sociales del propio Ayuntamiento, están malnutridos.

'Hay un escalón que va más allá de la malnutrición, que es la no nutrición: ya no es solo niños que comen mal o poco, sino que no meriendan o no pueden cenar porque no tienen recursos', dijo ayer, jueves, Alberto Fernández Díaz, presidente del Grupo Municipal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, cuando los periodistas le pidieron su opinión sobre una cruda realidad que ha denunciado la propia corporación local: 2.865 escolares barceloneses sufren malnutrición.

La reacción de Fernández Díaz fue la esperada y la lógica. La magnitud del problema es tal que el Pleno del Congreso abordará el próximo martes, a raíz del debate previsto de una proposición de ley del PSOE para la creación de un fondo de 1.000 millones contra la pobreza, los problemas de nutrición de los niños españoles que se han revelado tras la publicación del informe del Ayuntamiento de Barcelona. Nadie sabe si finalmente se aprobará alguna medida contra la pobreza infantil y si los partidos serán capaces de llegar a un acuerdo. En cualquier caso todo dependerá de la mayoría absoluta del PP y de su voluntad política.

Pero es difícil es difícil esperar algo concreto del PP en este asunto: los conservadores no mantienen el mismo discurso en Barcelona que en Sevilla. Los hechos les delatan: cuando el pasado lunes la Junta empezó a repartir los desayunos y meriendas a los niños andaluces, el PP andaluz, a través de su cuenta de Twitter, aprovechó la iniciativa del Gobierno andaluz para cargar contra el PSOE: 'Un zumo, una fruta y un bocadillo diarios para los niños en situación de pobreza son la prueba del fracaso de más de 30 años de socialismo'.

Además, ese mismo día, el PP andaluz, liderado por Juan Ignacio Zoido, actual alcalde de Sevilla, puso todos los reparos posibles a la medida. '¿Qué hay detrás de ese titular?' se preguntó Arancha Martín, su coordinadora de Educación. Martín dudaba de que hubiera recursos para poner en marcha la iniciativa y acusaba a la Junta de no saber cómo la iba a llevar a cabo.

 'El resultado de 31 años de Gobierno socialista andaluz [..] es que los niños andaluces no tienen para comer tres veces al día', escribió en Twitter Rafael Hernando

Pero lo más grave ocurrió el pasado abril, cuando la consejera de Presidencia e Igualdad de la Junta, Susana Díaz, anunció que se iba a garantizar la alimentación de los niños andaluces que lo necesitaran. Se generó entonces un enorme ruido mediático, con Zoido acusando a PSOE e IU de hacer electoralismo. Pero quien se llevó la medalla de oro a la descalificación fue Rafael Hernando, diputado andaluz del PP por Málaga y portavoz adjunto de los conservadores en el Congreso.

Hernando dijo que Andalucía parecía Etiopía cuando la Junta mostró su intención de garantizar tres comidas a los niños. 'Íbamos a ser la California europea pero, con el bipartito, parecemos Etiopía', escribió en su cuenta de Twitter antes de escribir otro en el que culpaba a los socialistas de la situación: 'El resultado de 31 años de Gobierno socialista andaluz y tres modernizaciones es que los niños andaluces no tienen para comer tres veces al día'.

Ahora, en Barcelona el PP muestra más moderación y sensatez. Debe hacerlo pues el problema de la malnutrición infantil no es exclusivo de Andalucía o Catalunya. Desde hace meses las noticias de familias que apenas tienen qué comer o que se ven obligadas a acudir a los bancos de alimentos se asoman a los titulares con una frecuencia cada vez mayor. La portavoz de Servicios Sociales del PSOE en la Cámara Baja, Rosa Aguilar, recordó ayer al PP que tiene una 'oportunidad para rectificar' y que debe dar 'un paso al frente' ante un asunto en el que 'no se puede mirar para otro lado'. Y mucho menos dejarse llevar por las luchas partidistas.

Más noticias en Política y Sociedad