Público
Público

El PP dice que ningún presidente celebró el debate a menos de un año de su investidura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El portavoz adjunto del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha insistido hoy en que no hay ningún precedente en la historia democrática de España en el que un presidente haya convocado el debate sobre el estado de la nación a menos de un año de haber sido investido tras ganar unas elecciones.

Hernando ha hecho esta reflexión, en declaraciones a EFE, en respuesta a la portavoz del grupo socialista en la Cámara baja, Soraya Rodríguez, quien ha opinado que no celebrarse ese debate obedece a los "tics antidemocráticos" del Ejecutivo del PP.

"Ni Felipe González, ni José María Aznar, ni José Luis Rodríguez Zapatero hicieron debates de estas características a tampoco tiempo de su investidura", ha recalcado Hernando, tras recordar que Mariano Rajoy lleva seis meses en la Moncloa.

Ha calificado de "falaces y ridículos" los argumentos de los socialistas para pedir que comparezca el presidente, ha dicho que "carecen de justificación" y ha advertido de que, de producirse, podrían acabar convirtiéndose "en un debate sobre la situación en la que, en este caso, los socialistas han dejado el país".

"Un país como España que tanto Zapatero como (Alfredo Pérez) Rubalcaba han dejado en situación de recesión, moralmente arruinado y con más de 5 millones y medio de parados", ha subrayado.

El dirigente popular ha recordado además que Mariano Rajoy acudirá el próximo 11 de julio al Congreso para mantener un debate monográfico sobre política general y dar explicaciones sobre las actividades que está realizando para salir de la crisis.

En este sentido, ha expresado su deseo de que el que fuera número dos del Gobierno de Zapatero y actual líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, aproveche ese debate para pedir "perdón" a los ciudadanos, "cosa que no ha hecho todavía", por las "consecuencias nefastas" que ha tenido la etapa socialista para el país.

También se ha referido al anuncio de Soraya Rodríguez de impulsar una modificación del Reglamento de la Cámara para que el debate sobre el estado de la nación sea obligatorio, para señalar que es una iniciativa "innecesaria".

En su opinión, responde mas bien al interés de los socialistas de "justificar" su línea argumental de "responsabilizar al PP de lo que ha sucedido en los últimos ocho años, en vez de asumir responsabilidades propias".