Público
Público

El PP no tiene recetas contra el desempleo

Rajoy utiliza los datos del Inem como arma arrojadiza contra Zapatero, pero sólo propone una bajada de las cotizaciones para luchar contra el paro

MARÍA JESÚS GÜEMES

Mariano Rajoy dijo ayer que el PP quiere ser un partido 'proactivo'. Por eso, anunció que a partir de ahora los suyos se van a centrar en presentar alternativas mientras siguen ejerciendo una firme oposición. Para ello, el líder conservador llevará al Congreso un 'plan anticrisis completo y global' que contiene doce grandes reformas estructurales. Según él, es lo que hace falta para poner fin a la 'parálisis y a la nada' del Ejecutivo socialista durante este primer año de legislatura. Hay ideas, pero pocas para luchar contra eldesempleo.

La única medida concreta que figura en el documento presentado ayer por Rajoy es que para alcanzar 'la seguridad de los trabajadores se fomente la contratación, especialmente la indefinida, a través de una bajada selectiva de las cotizaciones sociales y se mejore los mecanismos de cobertura por desempleo'.

El PP hace repaso y recopila algunas de las medidas de las que ya ha hablado en estos últimos meses y presenta, incluso, algunas novedades.En el texto se habla de un plan de austeridad, de la reestructuración del sistema financiero, de la actualización del Pacto de Toledo, de la reforma de la Justicia, o de la Educación... Pero bien poco de la reforma del mercado laboral.

Resulta sorprendente la falta de iniciativas en este capítulo, que es el más corto y el menos detallado de todos. Mientras que en el resto de los asuntos los conservadores se detienen en aspectos muy concretos, el apartado cuarto dedicado al empleo lo resuelven con dos parráfos. La formación de Rajoy propone 'la promoción con los agentes sociales de un gran acuerdo parlamentario por el empleo y la competitividad'. Y se insiste en que con tres millones y medio de personas en las listas del Inem, éste es un 'objetivo básico'. El texto se remite a exigir una obviedad: 'La reforma del mercado de trabajo que frene la destrucción de empleo y posibilite la creación de nuevos puestos de trabajos'.

En las filas del PP, defienden que no es una simple contribución porque realmente todo el paquete va encaminado a solventar la crisis económica y, por supuesto, a mejorar las condiciones sociolaborales. Así, explican que en otros puntos se apuesta por ayudar a las pequeñas y medianas empresas, teniendo en cuenta que son ellas las que generan buena parte de los puestos de trabajo en España.

El PP no habla de paro más que para utilizarlo como arma arrojadiza contra el Gobierno socialista. Rajoy lleva meses echándoselo en cara a Zapatero. Ayer, sin ir más lejos, fue uno de los argumentos que esgrimió para atacar de nuevo al presidente del Gobierno.

El jefe de la oposición recordó que el Ejecutivo ha presentado once planes económicos cuyo resultado 'a la vista está', con 1.300.000 parados más que hace un año y con personas 'que queriendo trabajar, no pueden hacerlo'.

Además, Rajoy siempre recuerda que la mejor política social es crear empleo y señala que, para Zapatero, ésta se ha convertido en una asignatura pendiente. También aprovecha para recordar que el presidente del Gobierno dijo en su día que el termómetro para medir la eficacia de la política económica era el nivel de trabajo y que con los datos que se manejan en la actualidad se confirma su 'estrepitoso fracaso'. Frente a eso, defiende que su partido 'sabe lo que hay que hacer' y dijo que esperaba contar con el apoyo del resto de los grupos parlamentarios.

El líder conservador considera que lo mejor para recuperar la confianza no es elegir a Elena Salgado como sustituta de Pedro Solbes porque su trayectoria económica es 'una página en blanco'.

A su juicio 'el tiempo de los chau-chaus, de salir en televisión y de pensar sólo en la imagen y en la foto se ha terminado'. Cree que ha llegado la hora de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero 'coja el toro por los cuernos'.

 

Más noticias