Público
Público

El PP prefiere quitar diputados a los gallegos a reducir asesores a Feijóo

Los conservadores se niegan a aceptar la propuesta del PSdeG que contempla recortar de 46 a 15 los consultores del presidente de la Xunta y que supone una medida de ahorro seis veces mayor que la reforma electoral que plantean

IÑIGO ADURIZ

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, se ha convertido en uno de los protagonistas políticos del verano después de que en pleno julio y apurando los plazos antes de las próximas elecciones en la comunidad, propusiera una reforma electoral para reducir de 75 a 61 el número de los diputados en el Parlamento gallego. Su objetivo es recortar el gasto de la comunidad en un millón de euros cada año. 

La oposición ha salido en tromba en contra de su propuesta. Le acusan de tratar de perpetuarse en el poder y de intentar perpetrar un "pucherazo" en los comicios que, según los plazos, tendrían que celebrarse en Galicia el próximo mes de marzo, si bien no se descarta que la cita electoral se adelante al otoño. Lo que plantea Feijóo es reducir el número de diputados que se escogen en función de la población de cada provincia, manteniendo en cambio en diez los representantes mínimos que se escogen en cada territorio.

Ese método beneficiaría a las provincias menos pobladas, Ourense y Lugo, en las que ganaría peso el voto de los ciudadanos respecto a las más habitadas. Pues bien, se da la circunstancia de que ambas provincias son feudos tradicionales del PP. Es allí donde el voto conservador tiene más fuerza, a diferencia de lo que sucede en A Coruña y Pontevedra, con mayor población, y donde en los principales núcleos urbanos prevalecen las opciones progresistas. 

Según los cálculos que han hecho tanto el PSOE como el BNG, en el caso de que en los próximos comicios se utilizara este nuevo método de elección y de que se repitieran los resultados de 2009 que encumbraron a Feijóo a la presidencia, el PP obtendría dos diputados más de diferencia respecto a los grupos de la oposición. Así, los conservadores lograrían 32 representantes frente a los 29 que obtendría la suma de socialistas y nacionalistas. En la actualidad el PP tiene 38 diputados, frente a los 37 que suman PSdeG y BNG

Este mismo lunes Feijóo recibió de los socialistas gallegos una contrapropuesta que multiplica el ahorro de la administración respecto a lo que plantea el presidente de la Xunta, pero que no merma la representatividad de los gallegos. Frente al millón de euros que espera ahorrar el PP con su reforma electoral, el PSdeG prevé elevar esa cuantía a 6,4 millones sin reducir el número diputados. 

Los socialistas pretenden poner en marcha una nueva reducción salarial de los representantes en el Parlamento de Galicia de manera que se conserven los 75 diputados actuales aunque con el coste de los 61 que pretende mantener Feijóo. Pero al millón de euros de ahorro que supondría esa medida, el PSdeG propone sumar otros 200.000 eliminando las diferencias salariales existentes entre los miembros de la Mesa del Parlamento autonómico y su presidenta, otro millón y medio reduciendo de 46 a 15 los asesores del propio Feijóo, otros 3,2 millones pasando de 92 a 36 los asesores de las diferentes consellerías, y otros 500.000 con el cierre del Palacete de la Xunta en Madrid. En total 6,4 millones de ahorro al año, seis veces más de lo que contempla la reforma electoral del PP que, durante la legislatura, aumentaría a 25,6 millones.

A primera hora de este viernes no había ninguna respuesta oficial de Feijóo a la propuesta de los socialistas. Pero desde su partido se han precipitado a rechazarla de plano si ésta no contempla una reducción de diputados. La viceportavoz parlamentaria del PPdeG Marta Rodríguez Arias manifestó el pasado viernes la "sorpresa" de su grupo por el contenido de la propuesta del PSdeG y aseguró que resulta "incoherente". A renglón seguido, sugirió a los socialistas que deberían "salir a la calle" donde ha detectado "un clamor social" para que se recorte el número de integrantes de la Cámara autonómica, informa EP.

Las declaraciones de los conservadores no hacen más que acrecentar las sospechas de quienes consideran que detrás de la propuesta de Feijóo hay algo más que el simple ahorro para las arcas públicas gallegas.

Más noticias de Política y Sociedad