Público
Público

El PP tumba las enmiendas a la Lomce en un pleno en el que "debería dar la cara Rajoy y no Wert"

La reforma educativa sigue su trámite parlamentario gracias a la mayoría parlamentaria del partido del Gobierno. Los grupos de la oposición lamentaron el "inadecuado momento" elegido para debatirla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

179 votos en contra frente a 149 a favor. Casi cinco horas después de que comenzara el debate de las enmiendas a la totalidad del proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), el resultado ha confirmado todos los predecibles pronósticos. Una vez más, el PP ha aplicado el rodillo concecido por su mayoría absoluta para evitar la retirada de la reforma del sistema impulsada por el ministro de Educación, José Ignacio Wert.

En un pleno del Congreso -celebrado en el Senado porque la sede de la Cámara Baja está en obras- marcado por las protestas de la oposición contra el veto de los conservadores a la celebración de una sesión ordinaria de control al Gobierno en la que el presidente, Mariano Rajoy, debería haber comparecido para dar explicaciones sobre el caso Bárcenas, Wert puso todo su empeño en hacerse escuchar para defender su ley. Pero no lo consiguió. Ni siquiera su propio grupo parlamentario le prestó gran atención. La cámara sólo alcanzó algo de silencio cuando los diputados, la mayoría de ellos afanados en conversaciones con sus compañeros de pupitre o entretenidos con sus iPads, tuvieron que alzar su mano para emitir su voto. Algunas, como la ministra de Sanidad, Ana Mato, incluso hicieron acto de presencia sólo durante la votación. La decisión estaba tomada, por lo que el debate de una ley 'delicada' -como reconocieron todos los que hoy han comparecido- pasó sin pena ni gloria en el primer impulso parlamentario de la misma. 

Queda por ver qué ocurre en la próxima sesión -que se dedicará a debatir enmiendas parciales a la Lomce-, pero la de este martes ha sido un cruce de acusaciones más entre el ministro y los grupos parlamentarios de la oposición. Estos últimos lamentaron, para empezar, el 'inadecuado momento' elegido por el Gobierno para tramitar esta reforma, ya que consideran que el que 'debería dar la cara hoy es Rajoy y no Wert'. Así lo expresaron los diputados de Geroa Bai, Uxue Barcos; Compromís, Joan Baldoví; BNG, Rosana Pérez; ERC, Joan Tardà; Amaiur, Maite Aristegi; y de IU, Caridad García, entre otros. Todos ellos pertenecen a los grupos parlamentarios autores de las once enmiendas a la totalidad de la Lomce que hoy han sido rechazadas: PSOE, Izquierda Plural (cuyos miembros lucieron las camisetas de la marea verde y mostraron carteles pidiendo la dimisión del Ejecutivo), CiU, UPyD, PNV y el grupo mixto (Amaiur, ERC, BNG, CC, Compromís y Geroa Bai).

No habían presentado enmiendas de totalidad ni UPN ni Foro Asturias, que defendieron a Wert asegurando que 'existen muchos prejuicios, poca imaginación y ninguna alternativa' o que 'si se pudiera presentar una enmienda a las enmiendas, lo haría'. Así se expresaron Carlos Salvador y Enrique Álvarez Sostres, respectivamente, que defendieron que 'dejar las cosas como están no es una opción' -el primero- y que 'hay que derogar la LOE por completo para cumplir el programa electoral y no quedarse corto' -el segundo'. 

Wert: 'Las evaluaciones externas no son reválidas'

En líneas parecidas se manifestó el titular de Educación que volvió a enumerar la batería de datos de fracaso escolar y poca empleabilidad de los jóvenes españoles para justificar su proyecto de reforma. 'La tasa de abandono escolar temprano en España es del 25% frente al 13,5% de la Unión Europea (UE), el 57% de la población activa menor de 25 años está en paro frente al 26% de la UE y la tasa de autonomía de los centros está entre la más bajas de la UE', enunció Wert, que también defendió el cambio de un 'modelo anticuado, rígido, uniforme y que no ofrece los resultados deseados'.

Respecto a la Formación Profesional, el ministro opinó que los españoles la ven como 'una opción adecuada para los hijos del vecino, pero no para los propios, lo cual, es un error' y se excusó asegurando que su ley, en realidad, 'sólo reforma 57 de los 157 artículos de la LOE [la Ley Orgánica de Educación, aún vigente] y añade otros ocho'. 'No podemos pretender que haciendo lo mismo, cambien los resultados', agregó. Asimismo, aseguró que 'las evaluaciones externas no son reválidas ni pruebas punitivas, sino que están orientadas a garantizar un nivel de conocimientos y competencias adecuados'. 

Frente a estos argumentos, los partidos nacionalistas se levantaron contra la recentralización del sistema y la vulneración de las lenguas cooficiales y el resto de la oposición le echó en cara a Wert la inestabilidad que provoca la falta de consenso para aprobar una ley que consideran segregadora, elitista e ideológica.

Bedera: 'Su asalto al sistema de becas es un arma de destrucción masiva a la igualdad de oportunidades'

'La Lomce expulsa a los alumnos con más dificultades y elimina la equidad sin mejorar la calidad del sistema', resumió Mario Bedera, portavoz del PSOE en la Comisión de Educación del Congreso. 'Y con su asalto al sistema de becas y ayudas también ha activado un arma de destrucción masiva de la igualdad de oportunidades'. 'Y quienes retroceden años en nuestro sistema educativo son ustedes, que vuelven a la etiqueta de 'quien no sirve para estudiar, que haga FP', porque nuestra Formación Profesional ya está prestigiada', añadió. Por último, Bedera satirizó con respecto a la intención de Wert de utilizar fondos europeos para financiar la implantación de la Lomce: 'Eso, traducido al lenguaje del PP, es una simulación de financiación en diferido'.

Tardà, a Wert: 'Si Franco no pudo con la lengua catalana, no va a poder usted'

Los partidos catalanes, por su parte, defendieron de nuevo el sistema de inmersión lingüística implantado en Catalunya. 'La Lomce va contra la voluntad del poble catalán y es una ataque a nuestro Estatut y a nuestra Llei d'Educaciò', denunció Martí Barberà, de CiU. Joan Tardà, de ERC, insistió una vez más en que Wert 'no se va a salir con la suya'. 'No acataremos, con la lengua catalana no pudo Franco y no va a poder usted tampoco', le advirtió al ministro. 'No vamos a aceptar su proyecto intervencionista, reaccionario y partidista porque ignora a la comunidad educativa, nos retrotrae a escenarios predemocráticos y rechaza el trabajo por competencias. Su clasismo no tiene perdón', incidió.

Respecto a la recentralización del sistema prevista en la Lomce, que reserva para el Ministerio el 100% de los currículos de las asignaturas troncales, 'no sirve el café para todos', le reprochó Barcos, de Geroa Bai, que lamentó el 'mal comienzo del trámite parlamentario que no es más que la confirmación de un proceso cuestionable ya que, sin consenso, este debate no tiene sentido'. Continuando con esta línea, Maite Aristegi, de Amaiur, denunció 'el olor a naftalina que desprende la reforma' e ironizó respecto al consenso en su comparecencia: 'El único efecto positivo que ha conseguido, señor ministro, es el de haber unido a toda la comunidad educativa en su contra'. 'La mayoría parlamentaria -que no social- no les confiere autoridad para vulnerar la Constitución', defendió, por su parte, Isabel Sánchez-Robles, del PNV, haciendo referencia a la 'invasión de competencias autonómicas' de la Ley del Gobierno.

Baldoví: 'Si el PP ha ganado las elecciones con la caja llena de dinero oscuro, esta ley será moralmente ilegítima'  Quien sí se mostró a favor de la recentralización para 'no tener 17 subsistemas educativos distintos' fue Carlos Martínez Gorriarán, de UPyD. No obstante, sostuvo que la Lomce está 'condenada a provocar otro cambio de ley, que será la octava, en cuanto vuelva a cambiar el Gobierno' y respaldó la postura de que 'una ley debe favorecer las condiciones adecuadas para desarrollar un trabajo pero, si se detalla como ésta, la propia normativa se asfixia'.

Más duro fue Baldoví, de Compromís, que sorteando las llamadas al orden del presidente del Congreso, Jesús Posada, apuntó que 'si se confirma que el PP ha ganado las elecciones de forma fraudulenta, con la caja llena de dinero oscuro, esta ley [la Lomce] y las otras, y todos los decretos, serán legales, pero moralmente ilegítimos'. Caridad García, de IU, denunció que 'mientras aumentaba la corrupción y han florecido sobres y cuentas en Suiza, la inversión en Educación se recortaba hasta el punto de quedar a la cola de la media de la OCDE y la UE'. Y, tras citar a la propia Soraya Sáez de Santamaría en 2010 ['Sólo quien tiene algo que esconder en el Gobierno, tiene que ocultar algo en el Parlamento'], concluyó con una petición a Wert: 'Menos sobres y más becas'.