Público
Público

PP y PSOE intensifican su bronca por la nueva gripe

Chacón y Jiménez defienden en el Congreso su labor conjunta

VANESSA PI

La comparecencia de las ministras de Defensa, Carme Chacón, y Sanidad, Trinidad Jiménez, ayer en el Congreso confirmó que la nueva gripe se ha convertido sobre todo durante la última semana en una nueva arma arrojadiza entre el PP y el PSOE en vísperas de las Elecciones Europeas.

Chacón, como hizo el martes en el Senado, acusó al PP de haber propagado el "virus de la alarma social" y defendió su gestión del brote de gripe en la Academia Militar de Hoyo de Manzanares (Madrid). En respuesta se llevó otro chorro de quejas de los diputados del PP. Su portavoz, Santiago Cervera, la acusó de "faltar a la verdad" y de generar un "escándalo social con sus actos y negligencias". Jiménez, en cambio, salió airosa de la comparecencia y el portavoz del PP le ofreció "su apoyo leal".

La titular de Defensa acusó al PP de inventar que ha habido descoordinación en la actuación del Gobierno. Y repasó los hechos. El jueves pasado, cuando Jiménez comparecía ante la Comisión de Sanidad del Congreso, el portavoz popular de Sanidad, Mario Mingo, denunciaba que varios militares de Hoyo de Manzanares estaban siendo analizados como posibles enfermos de nueva gripe.

Según Chacón, el PP "rompió" así "el marco de confianza", ya que mientras el tema llegaba al Congreso y saltaba a la opinión pública, Defensa acababa de ser informada por el Instituto Carlos III de que 11 de los 12 militares en estudio estaban infectados por el virus H1N1. Chacón argumentó ayer que no dijo nada antes "porque no estaba confirmado" y por tanto, quiso evitar una alarma social injustificada.

Las ministras insistieron en que han seguido los protocolos que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esa es la razón, coincidieron, por la que no se canceló la visita de dos grupos de escolares, el lunes 18 y el miércoles 20 al recinto de Hoyo de Manzanares. "Aún no existía ningún tipo de alerta", justificó Chacón.

Según añadió, los responsables epidemiológicos aseguraron que con los datos que se tenían el miércoles, "ningún protocolo exigía el cierre de las instalaciones ni la restricción de las visitas fuera del área de aislamiento". La ministra reiteró que los menores estuvieron a más de 500 metros de la zona donde estaban los posibles afectados y aseguró que, según el informe que encargó para esclarecer cómo sedesencadenaron los hechos, "no existió negligencia de los mandos responsables del acuartelamiento".

La responsable de Sanidad insistió también en que Defensa mantuvo informado a su departamento. Explicó que el martes 19, el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla informó por teléfono al Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad, "aunque entonces no existía evidencia clínica ni técnica" de que padecieran la nueva gripe, destacó Jiménez. Chacón aclaró que ninguno de los casos eran sospechosos desde el punto de vista epidemiológico, ya que no estuvieron en contacto con infectados, ni en un área con afectados, ni habían manipulado muestras potencialmente contaminadas, los tres supuestos que determina el protocolo de la OMS.

Ayer, se había confirmado que 25 militares del acuartelamiento de Hoyo de Manzanares padecían la enfermedad y 61 continuaban en estudio. En el cuartel de El Ferral (León), 91 personas continuaban sin poder salir del recinto y se estudiaban tres posibles casos.

El portavoz de IU, Gaspar Llamazares se desmarcó del resto de los portavoces apelando a la responsabilidad política de no convertir una alerta sanitaria en una alarma social. Entre los reproches que se lanzaron ayer, sobre todo PP y PSOE, reapareció el recurrente accidente del Yakolev y el criticado viaje que Zapatero hizo a un mitin en Sevilla en un avión militar. "Espero que lo que se ha visto aquí no sea signo de cómo reacciona el país ante una crisis", criticó Llamazares.

 

Más noticias de Política y Sociedad