Público
Público

El precio del crudo de la OPEP encadena un segundo récord de 99,48 dólares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El precio del barril del crudo referencial de la OPEP ha encadenado un segundo récord consecutivo al venderse el lunes a 99,48 dólares, informó hoy en Viena el secretariado de la organización petrolera.

El valor del barril (de 159 litros) usado como referencia por la OPEP y calculado en base a una mezcla de doce calidades de crudo, pulverizó así su anterior máximo histórico, de 99,16 dólares, alcanzado el pasado viernes.

Hace tan sólo un año, el 12 de marzo de 2007, su precio fue de 57,37 dólares, con lo que el encarecimiento interanual de la llamada "canasta de la OPEP" se sitúa en un 73 por ciento, similar al de los crudos de referencia para Estados Unidos y Europa, el de Texas (WTI) y el Brent, respectivamente.

Estos dos se dispararon el lunes en los mercados de futuro de Nueva York y Londres, donde alcanzaron nuevas cotas inéditas.

Después de haberse vendido puntualmente ayer a 108,21 dólares, el barril del WTI terminó la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York con un récord de cierre de 107,90 dólares, un 2,6 por ciento más que al término de la jornada anterior (viernes).

El Brent se encareció un 1,7 por ciento al concluir en el Intercontinental Exchange Futures (ICE) de Londres a 104,16 dólares por barril, y esta mañana retrocedía ligeramente hasta los 104,11 dólares/barril.

Según la asesora especializada JBC, el único factor que justificaba ayer la tendencia alcista es el creciente interés de inversores y especuladores en refugiar su capital en los mercados de la energía, principalmente debido al debilitamiento del dólar frente al euro y otras divisas.

También persiste la inquietud sobre el aprovisionamiento seguro del mercado debido en parte a un freno de las exportaciones de crudo de Rusia causado por un mayor consumo interno, y a la negativa de la OPEP de incrementar el nivel de sus suministros.

La organización, que con un bombeo de 32 millones de barriles diarios (mbd) controla cerca del 40 por ciento de la producción mundial de crudo, decidió la semana pasada en Viena mantener sin cambios su cuota, haciendo caso omiso de las llamadas de los consumidores, principalmente de EEUU, para que la aumente.