Público
Público

El precio de petróleo puede limitar el descenso de la inflación que en febrero alcanzó el 4,4%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El continuo ascenso del precio del petróleo podría limitar el descenso previsto de la tasa de inflación para los próximos meses que, en febrero, alcanzó su cota más alta desde noviembre de 1995 al situarse en el 4,4 por ciento.

Así, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, reconoció que es "innegable" que el progresivo encarecimiento del petróleo "dificulta" la esperada bajada de la inflación.

El crudo Brent, de referencia en Europa, marcó hoy un nuevo récord en el mercado de futuros de Londres al venderse a 106,80 dólares, empujado por la debilidad del dólar.

En rueda de prensa, Vegara mantuvo que la tasa de inflación comenzará a descender en primavera y que podría situarse a finales de año en niveles "cercanos" al 3 por ciento, si bien admitió que el alza del petróleo puede afectar al límite de esa bajada.

Desde Bruselas, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, dijo que el dato de febrero era "lo esperado" y que la inflación, tanto en España como en el resto de la zona euro, "se van a corregir a partir de marzo".

Según el INE, la tasa de inflación interanual se situó en el 4,4 por ciento en febrero tras aumentar los precios el 0,2 por ciento el pasado mes, mientras que la subyacente -que excluye del índice general los alimentos frescos y la energía- alcanzó el 3,3 por ciento, dos décimas más que en enero.

Estos datos hicieron que el diferencial de precios de España con el resto de la zona euro se mantuviera en febrero en el 1,2 puntos.

El alza de la tasa interanual de febrero hasta el 4,4 por ciento se debió, principalmente, a la subida del transporte (7,3%), los alimentos y bebidas no alcohólicas (7%), la vivienda (5,3%), los hoteles, cafés y restaurantes (4,8%) y las bebidas alcohólicas y tabaco (3,9%),

Por productos, destacan las subidas de los carburantes y combustibles, que acumulan un alza del 16,7 por ciento, y de los productos energéticos, del 13,3 por ciento, mientras que los alimentos frescos han subido el 5,2 por ciento.

Dentro de los alimentos siguen despuntando las subidas acumuladas en los últimos doce meses por la leche (27,7%), la carne de vaca y los huevos (11,6%), los productos lácteos (10,5%), los preparados de legumbres y hortalizas (10,3%), el pollo (10,1%), la fruta (9,8%) y los cereales (7,8%).

En cuanto a febrero, la evolución de los precios fue más suave, con un alza del 0,2 por ciento, empujados, sobre todo, por el encarecimiento de los grupos de bebidas alcohólicas y tabaco (1%), otros bienes y servicios (0,8%) y hoteles, cafés y restaurantes (0,6%), mientras que destacó el descenso del vestido y calzado (1,3%).

El INE también publicó hoy el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) -que mide los precios de forma homogénea con todos los países de la zona euro- que mantuvo su tasa interanual en el 4,4 por ciento, tras cinco meses consecutivos de subidas.

Por comunidades la más inflacionistas fueron Cantabria (4,9%) y Castilla-La Mancha (4,8%) y las menos Madrid (4,1%) y Baleares (4%).

Tras conocer los datos, el PP acusó al Gobierno de "ocultar la crisis económica" durante la campaña electoral e instó al Ejecutivo tal y como lo "evidencian" los datos recientes y las últimas declaraciones del Ejecutivo que, sólo ahora, ganadas las elecciones, "empieza a reconocerlo" y le instó a "rectificar los errores".

Las Cámaras de Comercio fueron menos pesimistas y auguraron que a partir del segundo trimestre habrá una moderación "paulatina" de los precios, y reiteraron que reducir el diferencial de precios con la zona euro debe ser un objetivo prioritario del Gobierno, extremo en el que coincidieron la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA).

Desde los sindicatos CCOO, UGT y USO también se advirtió de la pérdida de competitividad que puede generar la elevada inflación, instaron al Gobierno a combatirla e insistieron en la necesidad de que los convenios colectivos incluyan cláusulas de revisión salarial que eviten la pérdida de poder adquisitivo de los salarios.