Público
Público

La presidencia española en la UE intentará eliminar obstáculos con China

EFE

La presidencia española de la Unión Europea (UE) propondrá el levantamiento del embargo de armas a China y su reconocimiento como economía de mercado, dijo el embajador de España en China, Carlos Blasco, al "China Daily", al mencionar dos principales obstáculos en la relación bilateral.

La división entre los países miembros de la UE impidió hasta ahora el levantamiento del embargo de venta de armas a China, impuesto hace 20 años, tras la matanza de estudiantes en la plaza pequinesa de Tiananmen a manos del Ejército chino.

Expertos occidentales en Pekín destacan que la violencia desatada en los últimos dos años en las regiones chinas de Tíbet y Xinjiang (de etnia uigur) no ayudan a eliminar la medida.

Al explicar al periódico oficial chino los objetivos de la presidencia semestral de la UE, el embajador destacó que Madrid también impulsará la firma de un acuerdo de asociación cooperativa integral entre China y la UE.

En palabras de Blasco, "las relaciones entre la UE y China son buenas, pero pueden subir a un nivel más alto".

El embajador destacó que Pekín estableció asociaciones estratégicas integrales con al menos una veintena de países y establecerla con la UE "demostrará que las relaciones van más allá del comercio".

Según Blasco, el comercio bilateral entre China y España (China es el mayor socio comercial de España) podría regresar en 2010 al nivel de 2008 pues en 2009 la crisis financiera originó un descenso del 20 por ciento.

El déficit comercial español con China fue en 2008 de 17.900 millones de euros y de unos 12.000 millones en 2009, pero por la caída de las compras españolas en la crisis, no porque mejoraran las exportaciones de España, reconoció el ministro de Industria, Miguel Sebastián, en la Feria de Cantón en septiembre pasado.

Blasco también manifestó al diario que es necesario reequilibrar el déficit comercial entre China y la UE, con exportaciones por Pekín por 248.000 millones de euros e importaciones por 78.000 millones de euros.

El periódico oficial chino destacó que una forma de reequilibrar el comercio sería que los países de la UE suministraran a China productos de alta tecnología, que Europa o EEUU no venden tanto como Pekín desearía.

Según el embajador, las empresas españolas están invirtiendo fuerte en China y pueden también trabajar estrechamente con las chinas en terceros mercados como por ejemplo los de América Latina.

"Las alianzas entre las empresas españolas y chinas serían buenas para ambos frente a la crisis financiera global", afirmó.

Al ingresar en la Organización Mundial de Comercio (OMC) en 2001, China aceptó que los países miembros no la reconozcan como una verdadera economía de mercado hasta 2016.

Pero, mientras que son numerosos los países que destacan la dificultad de entrar en el mercado chino por las medidas proteccionistas en la mayoría de sectores, Pekín se queja de que al no contar con estatuto de economía de mercado, los países la acusan ante la OMC de dumping -vender por debajo del precio del mercado-.

De enero a noviembre de 2009, China hizo frente en la OMC a 212 quejas comerciales, el doble que en 2008, lo que el ministerio chino de Comercio evaluó en pérdidas para las exportaciones chinas de 12.000 millones de dólares.

Blasco reconoció la importancia de acabar con el proteccionismo para sacar a las economías de la crisis financiera global y dijo al periódico que China necesita abrir más sus servicios a la inversión y participación extranjera.

También debe hacer el yuan convertible (aunque le revaluara y perjudique sus exportaciones baratas) para convencer a todos los miembros de la UE, aunque, dijo, comprende el avance gradual de Pekín.

La próxima cumbre UE-China se celebrará en el segundo semestre de 2010 en Bruselas y la última tuvo lugar en noviembre en Nanjing, provincia de Jiangsu.

Más noticias de Política y Sociedad