Público
Público

El presidente de la Eurocámara reprocha a Sarkozy cómo ha planteado la Unión Mediterránea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Pöttering, reclamó hoy que el proyecto de Unión para el Mediterráneo del líder francés, Nicolas Sarkozy, no perjudique al vigente Proceso de Barcelona y reprochó además al mandatario galo que haya "ignorado" a la Eurocámara en su lanzamiento.

En su discurso durante la cumbre los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, Pöttering estimó positivo fortalecer la relación con los países de la región mediterránea.

"Sin embargo, es importante que la Unión mediterránea, cualquiera sea la forma que adopte, fortalezca y profundice el Proceso de Barcelona", afirmó Pöttering, en alusión a la asociación entre la UE y el resto de países de la ribera mediterránea lanzado en la capital catalana en 1005.

"No es cuestión de establecer una Unión que compita con el Proceso de Barcelona o que tenga incluso su propia estructura institucional", insistió el democristiano alemán.

Además, Pöttering expresó ante los líderes de los 27 el malestar del Parlamento Europeo por que, en la propuesta de Sarkozy, el componente parlamentario del Proceso de Barcelona -la Asamblea Euromediterránea- haya sido "completamente ignorado".

El Parlamento Europeo, añadió, está además "estupefacto" por la "aparente" decisión del Gobierno francés de no incluirle entre los participantes de la cumbre del próximo 13 de julio en París en la que prevé lanzarse el proyecto de Sarkozy.

"Espero que haya sido un simple fallo técnico", declaró Pöttering.

"Todos los Estados miembros y las instituciones de la Unión Europea deben estar implicados en este proceso, y esto incluye naturalmente al Parlamento Europeo", recalcó.

Tras comparecer ante los mandatarios, Pöttering precisó en rueda de prensa que había obtenido el "compromiso oficioso" de que el Parlamento Europeo participará en el desarrollo del proyecto de Unión mediterránea, si bien declinó especificar si este compromiso había sido formulado por el propio Sarkozy.