Público
Público

El presidente Zardari nombra al sustituto del asesinado gobernador de Punyab

EFE

El presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, ha nombrado a uno de sus cercanos colaboradores, Latif Khosa, para ocupar el cargo de gobernador de la provincia oriental de Punyab tras el asesinato de su antecesor, Salman Tasir.

En un escueto comunicado, la Presidencia india informó anoche de que Zardari, tras recibir la "recomendación" del primer ministro, Yusuf Razá Guilani, se ha decantado por Khosa para reemplazar a Tasir.

El nombre del ex fiscal general del Estado se barajaba durante días junto al de otros hombres del gobernante Partido Popular (PPP) como el del ministro de Justicia, Babar Awan, o el titular de Información, Qamar Zaman Kaira.

El cargo de gobernador es de carácter ceremonial, motivo por el cual su nombramiento depende de la Presidencia y no de un proceso parlamentario.

A Zardari le llevó tomar la decisión varios días porque estaba buscando a un hombre de su confianza que pudiera convivir con el Ejecutivo provincial.

El principal partido de la oposición, la Liga Musulmana-N, encabeza el Gobierno de Punyab, coaligado con el PPP.

Durante la reciente crisis parlamentaria, la Liga-N del ex primer ministro Nawaz Sharif amenazó al PPP con expulsarlo del Ejecutivo de Punyab si no accedía a sus demandas en el programa político nacional.

Guilani finalmente dio el visto bueno a los puntos planteados por Sharif y de momento la coalición en Punyab se mantiene.

Tasir, de ideas liberales, llegó a criticar al partido de Sharif, algo que causó algunos roces institucionales.

Hombre de confianza de Zardari y de la familia Bhuto, Tasir fue asesinado el pasado día 4 por uno de sus guardaespaldas, que admitió luego haber asistido a un encuentro religioso en el que un clérigo acusó al ex gobernador de blasfemar.

Tasir intentó lograr el indulto presidencial para la cristiana condenada a muerte por blasfemia, Asia Bibi, y criticó con frecuencia las leyes antiblasfemia del país, algo que lo puso en la diana de los grupos islamistas.

Ayer mismo Guilani descartó que estas normas se vayan a enmendar, pese a que su propio Gobierno estuvo sopesándolo y luego se encontró con el rechazo radical del estrato religioso.

Desde la muerte de Tasir, su asesino, Malik Mumtaz Husain Qadri, ha sido recibido con pétalos por abogados a la entrada de una corte y se han organizado varias manifestaciones a su favor, una de las más multitudinarias en la sureña ciudad de Karachi.

Más noticias