Público
Público

El presidente Zelaya dice que Honduras vivirá hoy un día histórico con la consulta

EFE

El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, afirmó ayer que este país centroamericano vivirá hoy un "día histórico", con una consulta que ha sumido al país en una crisis política sobre la necesidad de convocar una Asamblea Constituyente que reforme la Constitución.

"El día de mañana es un momento histórico en la historia presente de nuestro país, es un momento sumamente importante", dijo Zelaya en una alocución transmitida a todo el país con la presencia del cuerpo diplomático acreditado.

La consulta, que ha sido declarada ilegal por la Corte Suprema de Justicia y el Tribunal Supremo Electoral, será manejada directamente por el Gobierno tanto en su logística como en el recuento de los resultados y ha sido rechazada por la oposición porque la considera una "farsa" con la que Zelaya busca allanar su camino hacia la reelección.

"El pueblo va a asistir a dar su opinión, esa opinión una vez que la dé, se va a recoger y se va a enviar al Congreso Nacional para que el Congreso Nacional diga si se puede instalar una democracia participativa, una democracia real", dijo Zelaya.

El presidente indicó que en el caso de que la población diga que a Honduras no le conviene ningún cambio, entonces "no pasa nada: es una opinión como hacen las empresas encuestadoras".

Aseguró que este tipo de consulta tiene ventajas como que es "un proceso no vinculante" y "está generando nada más opinión pública", además, de que no es una ley automática como en el caso del referéndum o el plebiscito.

Zelaya justificó el haber recurrido a una consulta que ha sido rechazada por el Legislativo, el Ministerio Público y la Justicia, en la rigidez de la Constitución, que prácticamente, señaló, no permite consultar en referéndum sobre casi ningún tema.

En otro orden de cosas, Zelaya llamó a que la consulta se desarrolle de forma pacífica.

"No violencia, cuidado con levantar la mano", dijo.

La consulta ha venido precedida de varios días de tensión que llevaron a poner al país incluso al borde de una ruptura del orden constitucional, después de que el presidente destituyera, el miércoles, al jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, general Romeo Vásquez.

Más noticias de Política y Sociedad