Público
Público

La presión sobre la deuda pública española se relaja

El diferencial con Alemania cae 38 puntos en la semana

PILAR BLÁZQUEZ

Europa y Asia se alinearon la última semana para dar un respiro a la maltrecha deuda pública española. El buen resultado de las subasta de bonos y obligaciones en los países de la periferia del euro, la declaración expresa de los Gobiernos chino y japonés de apoyar futuras emisiones de títulos europeos y la posibilidad de que la Unión Europea amplie el fondo de rescate han traído al mercado español tradicional la recuperación de fin de año que no llegó en Navidad.

El diferencial entre el bono español a diez años frente al alemán ha caído en la última semana en más de 38 puntos básicos, de 268 hasta los 230 que marcó hoy. Hay que remontarse hasta el 30 de noviembre, cuando el Gobierno anunció el último plan de choque anticrisis, para ver una reducción en el riesgo país mayor (en aquel momento, la caída del diferencial fue de 63 puntos básicos).

La renta variable también se contagió y el Ibex 35 cerró la semana más alcista desde el 9 de julio, subió un 8,62%, hasta los 10.385 puntos. La recuperación de esta semana está lejos de ser el final de los problemas. La bolsa apenas ha recuperado el nivel que tenía hace un mes y el diferencial con Alemania todavía está en niveles de alto riesgo (hace un año estaba en 60 puntos básicos) y el rescate de Portugal pende de un hilo. Que la recuperación continúe está en manos de los políticos que en los próximos días tienen el reto de avanzar en las medidas anunciadas.

El secretario de Estado de Economía español, José Manuel Campa y la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, se mostraron a favor de ampliar y flexibilizar el fondo de rescate, aunque no todos tienes la misma prisa. Eso sí, la Comisión Europea insistió hoy en que la medida debería ser aprobada en la cumbre de líderes europeos que se celebrará el 4 de febrero.

El margen de actuación no es muy holgado. 'El mercado está descontando que el importe del fondo de estabilización financiera se duplique hasta 1,5 billones de euros y que pueda realizar compras de bonos periféricos', aseguran los analistas de Renta 4. Y las agencias de calificación siguen al acecho, hoy Fitch rebajó la deuda griega a la categoría de bono basura, por que su endeudamiento público amenaza la solvencia del país. Por otro lado, Moody's mantuvo la nota a Castilla y León, que conserva así la Aa2, tercera mejor calificación posible.

 

Más noticias