Público
Público

Un preso chadiano denuncia malos tratos en la cárcel de Guantánamo, según Al Yazira

EFE

Un preso chadiano de la cárcel de Guantánamo ha denunciado haber recibido malos tratos de sus guardianes, que lo golpearon y le lanzaron gas lacrimógeno, en una entrevista telefónica, difundida hoy, por Al Yazira.

Mohamed al Quranni afirmó que las torturas comenzaron unos 20 días antes de que Barack Obama asumiera la Presidencia de EEUU, en enero pasado, según la página web de Al Yazira International, la versión en inglés de la cadena de televisión qatarí, que no explicó cuándo fue la entrevista, ni cómo contactó con el recluso.

EEUU no ha permitido nunca entrevistar a ninguno de los detenidos en Guantánamo (Cuba).

"Este tratamiento comenzó unos veinte días antes de que Barack Obama se convirtiera en presidente de EEUU y desde entonces, he sido objeto de ellos (de malos tratos) casi a diario ", apuntó el recluso, que se quejó de que Obama todavía no ha hecho nada que demuestre que la situación de los presos de Guantánmo cambiará.

Obama firmó el pasado 22 de enero, tan sólo un día después de su investidura, una orden ejecutiva para cerrar en un año la prisión en la base naval de Guantánamo, establecida en 2002 para sospechosos de terrorismo y donde hay detenidos unos 250 extranjeros.

En la entrevista, Al Qurani nombró como ejemplo un incidente, sucedido tras el cambio de Administración en EEUU, en el que sufrió malos tratos, después de negarse a abandonar su celda porque no le garantizaban derechos como pasear por las dependencias de la cárcel, relacionarse con otros reclusos y tomar "comida normal".

Según el recluso, ante esa situación, seis soldados con equipo de protección y cascos entraron en su celda, con otro militar que llevaba una cámara y otro con gas lacrimógeno.

"Ellos tenían un bastón grueso de goma o de plástico con el que me golpearon. Vaciaron dos botes de gas lacrimógeno sobre mí", dijo Al Qurani, quien explicó que apenas podía ver o respirar, y no paraba de llorar.

"Entonces me golpearon en el suelo, uno de ellos sostenía mi cabeza y la golpeaba contra el suelo- siguió.- Comenzó a gritar a su superior 'mira lo que está haciendo, mira lo que está haciendo'. Su superior comenzó a reirse y dijo 'él hace su trabajo".

Al Qurani acabó con un diente roto tras el incidente, que fue grabado con la cámara.

"Por supuesto que ellos no grabaron la sangre, grabaron mi espalda para que no apareciera", agregó.

La cadena de televisión indicó que tras la conversación con el preso pidieron explicaciones al Pentágono y al Departamento de Justicia de EEUU, y que sólo recibieron respuesta de un portavoz de Guantánamo, Brook Dewalt, quien aseguró que no dispone de ningún documento que demuestre la autenticidad del incidente.

Más noticias de Política y Sociedad